El Gobierno de Rumania demanda al ex rey Miguel

El Gobierno de Rumania quiere llevar ante los tribunales al ex rey Miguel, de 71 años, con el fin de obligarle a devolver una colección de antiguos maestros de la pintura -El Greco, Rembrandt, Caravaggio, Brueghel, entre otros-, que se habría llevado consigo cuando huyó, a bordo del tren Orient Express, de su país en 1945, poco antes de que los comunistas le arrebatasen la corona.

Las autoridades rumanas que sucedieron al régimen comunista valoran estas obras en unos 500 millones de dólares -unos 65.000 millones de pesetas-, y han presentado demandas en Ginebra, donde reside el ex rey, y ante un tribunal de Nueva York, en Estados Unidos.

Su demanda se basa en un documento de 104 años de antigüedad en el que el rey Carolo I, primer gobernante de Rumania tras el logro de la independencia de los turcos otomanos, expresó su voluntad de que su colección de arte "permanezca para siempre y enteramente en el país, como propiedad de la corona de Rumania".

"La monarquía soy yo"

El Gobierno rumano sostiene que heredó los derechos de la monarquía cuando Miguel abandonó el trono en 1947. El ex rey, según aseguran sus abogados, sostiene que su abdicación fue forzosa y, por lo tanto, nula. "La monarquía soy yo", dice al explicar que la base de la demanda no es válida, sin admitir si tiene o no los cuadros.El rey sostiene que cuando fue obligado a abandonar el país tuvo que salir precipitadamente y no pudo llevar consigo "ni siquiera un cenicero" de entre las posesiones reales. El ex rey Miguel alega que los cargos presentados contra su persona no persiguen sino dañar su reputación.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 14 de septiembre de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50