Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Concluye la excavación de los trofeos de Pompeyo en el Pirineo

Arqueólogos catalanes y franceses han concluido totalmente ,este verano la excavación de los trofeos de Pompeyo Magno, el gran monumento triunfal hecho erigir por el general romano Pompeyo -colega y luego rival de Julio César- en los Pirineos, en el año 71 antes de Cristo. Los restos de los trofeos fueron localizados en 1984 en Panissars, cerca de Le Phertus, en la mismísima línea fronteriza entre Francia y España (de hecho, parte del monumento queda en un lado y parte en el otro). Los arqueólogos han descartado que los indicios de otra construcción junto a los trofeos fueran restos del altar que, según las fuentes históricas, 'Julio César hizo construir en el mismo sitio. "El material hallado no permite defender la hipótesis", afirman.Los responsables catalanes de la excavación, que han cerrado la quinta y última campaña en el lugar, presentarán sus conclusiones definitivas y varios modelos (dibujos y maquetas) de cómo debían ser originalmente los trofeos de Pompeyo en el 14 Congreso Internacional de Arqueología Clásica, que se celebrará del 5 al 11 de septiembre en Tarragona. "La presentación de los trofeos será sin duda uno de los platos fuertes del congreso", señala la catedrática de Arqueología Isabel Rodá, responsable, con Josep Maria Nola y Georges Castellvi, de las excavaciones en Panissars. "El trabajo está concluido, ya tenemos todos los elementos que se han conservado y no existe la posibilidad de hallar nuevos datos en el lugar", señala.

Frontera romana

Los trofeos de Pompeyo, hoy muy depredados, flanqueaban la Vía Agusta, la autopista romana que unía Roma con Cádiz (si bien con diferentes ramales) en el Summum Pyrenaeum, la frontera entre entre Hispania y la Galia. Los arqueólogos han sacado a la luz dos grandes plataformas a ambos lados de la antigua carretera talladas en la roca, que constituían la base del monumento. Encima, estiman, existía una estructura torriforme decorada seguramente con relieves y estatuas. La vía, de 5 metros de ancho, pasaba por dentro del monumento. "Era algo muy osado, muy nuevo en el mundo romano", señala Rodà. "Estamos hablando de la primera arquitectura monumental que hacen los romanos y está aquí, en Cataluña y conmemora una victoria -sobre los hispanos sublevados en el marco de las guerras sértorianas- de Pompeyo, nada menos". Los arqueólogos consideran que los grandilocuentes trofeos debían tener su modelo en el mundo helenístico, incluso en el patrón que es el mausoleo de Halicarnaso (una de las siete maravillas del mundo antiguo). "En esta época, los romanos tenían ya una larga tradición en construcciones utilitarias, pero aún no en la arquitectura monumental", señala Rodá. Los arqueólogos, se han basado en los modelos helenísticos, los trofeos de Augusto y las referencias literarias para los modelos del monumento pompeyano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de agosto de 1993