Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aylwin discute con 40 generales chilenos una salida al conflicto sobre derechos humanos

El presidente de Chile, Patricio Aylwin, inició esta semana una ronda de conversaciones con los altos mandos de las Fuerzas Armadas, para explicarles cómo pretende superar una de las asignaturas pendientes de la transición a la democracia: el rechazo de los militares a los juicios por violaciones a los derechos humanos cometidos durante la dictadura. En estos encuentros, el jefe del Estado, chileno ha mantenido la idea de una solución jurídica que implica acelerar los procesos judiciales, según ha trascendido.Aylwin empezó la ronda de conversaciones con el caso más difícil, el Ejército de Tierra, cuyos altos mandos presionaron al Gobierno con un acuartelamiento de tropas hace dos meses. A la reunión, efectuada el lunes en el palacio Presidencial, asistieron 40 generales encabezados por el jefe de la institución, Augusto Pinochet.

Al término del encuentro, de una inusitada duración de cuatro horas, el Gobierno declaró que se sentía satisfecho por la reunión, dominada por una "gran franqueza y respeto".

Las relaciones con los militares y la búsqueda de la reconciliación han ocupado la agenda presidencial de los últimos dos meses. Cuatro encuentros con Pinochet y reuniones de Aylwin con los partidos políticos y las organizaciones de familiares de las víctimas de la represión precedieron esta semana.

La expresión de malestar que el Ejército realizó en mayo, aunque no culminó en una ley de "punto final" como en Argentina, sirvió por lo menos para reponer en el primer plano las preocupaciones castrenses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de julio de 1993