Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jefe militar musulmán vaticina una guerra general en Bosnia central

El comandante en jefe del Ejército bosnio (de mayoría musulmana) general Rasim Delic, advirtió ayer en Sarajevo que Bosnia central está al borde de la "guerra generalizada- entre sus fuerzas y los combatientes croatas y serbios, e hizo un llamamiento a los cascos azules de la ONU para que hagan respetar el alto el fuego firmado hace dos semanas. Delic aseguró que unidades del Consejo de Defensa Croata (HVO) llevan a cabo una gran ofensiva en tomo a las localidades musulmaunas de Zavidovici, Teslic, Maglaj y Kiseljak.

Los bombardeos de fuerzas combinadas serbias y croatas, actualmente aliadas contra el Ejército bosnio, en un área situada a 80 kilómetros al norte de Sarajevo, han causado numerosas víctimas, según informó la radio musulmana. Los croatas acusan, por su parte, a los musulmanes del ataque.Las autoridades de Maglaj han pedido a la presidencia bosnia la retirada de las conversaciones de Ginebra, previstas para hoy, sobre el futuro de la república mientras dure el ataque.

Los musulmanes acusan a las fuerzas serbias de reforzar sus posiciones alrededor del enclave de Gorazde, en Bosnia oriental, y la ciudad de Tuzla, en el norte, para lanzar una nueva ofensiva temida para hoy, día del aniversario de la batalla de Kosovo de 1389. Aquella fecha histórica para los nacionalistas serbios marca su derrota ante las fuerzas otomanas turcas.

El portavoz de Unprofor, comandante José Gallegos, manifestó que un grupo de observadores militares de la ONU que se dirigían a Maglaj fue bloqueado por las fuerzas croatas. En un puesto de observación de Naciones Unidas en Visoko, los cascos azules canadienses abrieron fuego tras ser tiroteados.

Cuatro muertos en Sarajevo

En Sarajevo, varios bombardeos y tiroteos mataron ayer a cuatro personas e hirieron a otras 19. Una de las víctimas es el periodista turco. de 19 años Omer Tasar, que trabajaba para Milli Gazette, de Estambul. Ya han muerto más de 30 periodistas en el conflicto de los Balcanes. El sábado, un obús segó la vida de siete adolescentes en Sarajevo.

Mientras tanto, los miembros de la presidencia colegiada bosnia que se rebelaron contra el presidente Alia Izetbegovic participarán de nuevo a partir de hoy en las conversaciones de Ginebra. Las posibilidades de que el plan de paz presentado por serbios y croatas, que prevé una confederación de tres miniestados étnicos en Bosnia-Herzegovina, sea aceptado por los musulmanes bosnios "son escasas", ha manifestado David Owen, representante de la CE en la conferencia de paz, en una entrevista publicada ayer por el Journal du Dimanche francés.

Owen criticó la actitud de Izetbegovic al declarar que existe "el gran peligro" de que el presidente bosnio no acuda a negociar en Ginebra. "Simplemente, no está preparado para el compromiso necesario para salvar a su gente. No deseo verle derrocado, pero no podremos alcanzar un acuerdo mientras no haya una voluntad de paz en Sarajevo". Y añadió: "Es muy doloroso pedirle a alguien que fue a la guerra contra una situación confederal que la acepte ahora. Es pedirle mucho, pero confío que lo haga porque la situación se deteriora día a día, y esta solución daría a los musulmanes una república viable".

En la frontera de Albania con Macedonia, un oficial albanés resultó muerto y un suboficial herido grave el sábado por los guardas fronterizos macedonios, según informó ayer la radio albanesa. Fuentes policiales han señalado que los hombres intentaban cruzar ilegalmente la frontera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de junio de 1993

Más información

  • El mediador David Owen critica a Izetbegvic