Cantinflas recibe el homenaje que México no pudo ofrecerle en vida

En el programa figura un concurso de cantinflear

Mario Moreno, Cantiflas, recibe desde el jueves el homenaje póstumo de México, su país y también el de todos esos personajes que inmortalizó en el cine y que hicieron de este genial actor uno de los mayores cómicos del siglo. No pudo seren vida porque su muerte, casi repentina, se adelantó a los acontecimientos ya programados, pero es ahora el mismo México que el 20 de abril último salió espontáneamente a la calle para llorar su pérdida el que vuelve a recordar a lo grande a uno de sus ídolos populares.

La antorcha del homenaje, que a lo largo de varias semanas acercará aún más al pueblo mexicano con este actor que hizo reír a generaciones enteras de híspanoparlantes, la prendió el jueves el presidente Carlos Salinas al entregar a Mario Moreno Ivanova, hijo del fallecido, una medalla de recuerdo y agradecimiento del pueblo de México a su padre. Ese mismo día todas las oficinas postales del país expedían un sello conmemorativo de Cantiflas.En Los Pinos, sede de la Presidencia, se dieron cita cómicos y comediantes, amigos y familiares, políticos y todos aquellos con que Mario Moreno, fallecido a los 81 años, se identificó en vida. Rafael de Tovar, presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, dijo ante Salinas y la familia del actor, que "Cantiflas no sólo captó la esencia de sus personajes sino que les devolvió la dignidad que también les resulta natural".

Fue el inicio de un ambicioso programa de actos que durante estos días adentrará a Cantiflas en lo más hondo de México y que incluye conferencias, películas e incluso concursos de imitación, para niños y mayores, de ese arte que se conoce por cantinflear, una de las cuatro voces que ingresaron el pasado año en el Diccionario de la Lengua Española. Una fundación con el nombre del cómico será creada en breve para atender a niños que nazcan con defectos físicos, anunció el hijo del actor.

La televisión pública y la privada se han- puesto de acuerdo y comparten, a través de cinco de sus canales, programas especiales dedicados al desaparecido cómico, con testimonios inéditos, cintas de su obra histórica, y comentarios de amigos y allegados que tratan de dar una imagen más global de este hombre que murió rico pero que llegó a compartir su pan con los más desfavorecidos, especialmente niños pobres de todo el continente americano hoy beneficiados de su labor filántropica.

La mayoría de las salas comerciales de la capital mexicana exhiben estos días películas como El analfabeto o Ahí está el detalle. El Museo Nacional de Culturas Populares inauguró ayer una exposición iconográfica sobre el actor, en la que se reproduce a escala una carpa similar a las que le lanzó en los años 30 a la fama, y dos libros serán puestos en circulación en breve sobre la vida y obra de Cantiflas.

Uno, denominado Teatro Insurgente, dedica un capítulo especial a la actividad teatral del cómico, que el 30 de abril de 1953 estrenó en ese mismo escenario la obra Yo, Colón. El otro está dedicado exclusivamente al actor y ha sido editado por el Gobierno. En él se relata su paso por las carpas, sus inicios en el cine y su posterior carrera como actor ya consagrado, a lo largo de 50 películas rodadas entre 1936 y 1978.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS