Entrevista:LA COLECCIÓN THYSSEN YA ES ESPAÑOLA

"Ha sido la adquisición de patrimonio más importante en siglos"

Un óleo de Canaletto, situado en la segunda planta del madrileño palacio de Villahermosa, es la pintura favorita del ministro de Cultura, Jordi Solé Tura. La Vista del gran canal, al igual que otras 800 pinturas de la colección, se quedará para siempre en España. Ayer fue anunciado el laborioso acuerdo, que supone, en palabras del ministro, "la adquisición más importante de pintura en siglos", según declaró en la entrevista que ayer mantuvo con este diario.

Más información
Se quedan
La décima parte

Pregunta. ¿Cuándo se iniciaron las negociaciones?Respuesta. En junio del año pasado. Unos meses después, el día que se inauguró el Museo de Villahermosa, anuncié que empezaban. Hay un documento guardado en una caja fuerte en el que se establecieron los términos del principio de acuerdo: la cantidad: 350 millones de dólares y el plazo para llegar a un pacto. Primero pusimos la fecha del 1 de marzo de 1993 y, luego, al ver que no llegábamos a tiempo, la prorrogamos al 1 de julio. Si no hubiéramos llegado a un acuerdo para esa fecha todo hubiera quedado en el aire y cada parte hubiera podido actuar por su cuenta.

P. ¿Han influido en el retraso las elecciones?

R. Sí. Podíamos haber alcanzado el acuerdo un poco antes, pero nos dio miedo. Pensamos que nos acusarían de actuar de manera oportunista. Y la cosa es demasiado importante. Así que decidimos no ultimar el acuerdo hasta después de las eleciones. El decreto pasará la semana que viene a ]la Diputación Permanente.

P. Las negociaciones han sido seguidas por la cúpula del Gobierno y en ellas han participado diversos iministerios.

R. Felipe González ha estado informado. Y el vicepresidente, Narcís Serra, ha participado activamente, en las negociaciones, cuyo peso han llevado Cultura y Economía, aunque también ha intervenido Justicia. En algunas ocasiones, dada la complejidad del asunto, ha habido pequeñas variaciones en puntos de vista.

P. ¿En algún momento ha existido riesgo de ruptura?

R. No he creído nunca que llegaran a romperse, aunque algunas veces he tenido que hacerlo ver. Ha habido problemas legislativos. Por ejemplo, que por incumplimiento del contrato se pudiese dar marcha atrás y que todo volviera al vendedor. Esto está regulado de una manera distinta en el derecho británico y en el español.

P. Finalmente se ha optado por la fórmula de capitalizar a la Fundación Thyssen para que ésta ejecute la compra.

R. El Gobierno pasará la cantidad de la compra a la fundación, que será quien la ejecute realmente. Este nos parece el mejor modelo. Luego han surgido problemas legales, trabajabamos con legislaciones muy diversas: suiza, inglesa, española. Según el derecho inglés, por ejemplo, no estaba previsto que el beneficiario fuera un Estado soberano, estaba previsto que pudieran serlo otras entidades. Por eso, buscando la síntesis, nos ha beneficado mucho tener la fundación.

P. Se ha anunciado que los 44.100 millones se pagarán en cinco plazos, ¿pero es posible que la fundación busque alguna" otra fórmula?

R. Lo importante es el pago de este año. Pero no está del todo decidido cuánto se pagará cada año. La colección ya es nuestra, pero es posible que la fundación busque una forma de financiación para acelerar los pagos si la parte vendedora quiere cobrar de golpe.

Escollos

P. ¿Los herederos, Alexander, en concreto, han sido el problema principal?

R. No habrá ningún problema con Alexander [el único heredero menor de edad según la legislación suiza]. Tal como se han asegurado las herencias legítimas, cuando este heredero sea mayor de edad quedará muy beneficiado. Pero en caso de que hubiera una impugnación sería muy dificil que pudiese prosperar. Aparte de esto, Alexander [18 años] está absolutamente de acuerdo con la operación.

P. ¿Habrá títulos nobiliarios para los barones?

R. No tengo ni la mas mínima idea, no hemos hablado en absoluto de ello.

P. ¿Cuáles han sido los principales escollos?

R. La complejidad de la negociación con entidades situadas en lugares diversos.

P. Hasta ahora el patronato de la fundación está compuesto al 50% por representantes de los Thyssen y del Gobierno. ¿Los estatutos se modificarán para adaptarse a la nueva situación?

R. Variaremos la composición del patronato. Quedarán cuatro patronos por parte de los Thyssen y ocho por parte del Gobierno. El presidente será el ministro de Cultura. Otros miembros por derecho propio serán el subsecretario de ese ministerio, el director general de Patrimonio del Estado (Ministerio de Economía) y el director general de Presupuestos (Economía). Otros cuatro serán de libre designación gubernamental. Los representantes institucionales tendrán derecho de veto en decisiones financieras y los cuatro representantes de la familia Thyssen tendrán derecho de veto sobre temas relativos a la unidad de la colección. No habrá árbitro, veto y punto. La baronesa será vicepresidenta ejecutiva, y el barón, presidente honorario. La fundación tiene la titularidad, pero en caso de que se disuelva, la colección pasa al Estado.

P. ¿La compra de la colección Thyssen es lo más importante de su periodo como ministro?

R. Sé que se hablará de mí como el ministro que trasladó, el Guernica y que compró la colección Thyssen. Pero, sinceramente, creo que no es lo más importante de mi etapa en el ministerio. Lo más importante es la coordinación autonómica, el haber roto con una imagen centralista del ministerio gracias a la colaboración con las comunidades autónomas. A pesar de esto, creo que, efectivamente, se me recordará por lo de la colección. Ha sido la adquisición de patrimonio más importante en siglos.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS