La CE quiere imponer la semana de 48 horas, la limitación del trabajo de los jóvenenes y los comites de empresa europeos

48 horas a la semana puede convertirse en el tiempo de trabajo máximo autorizado por la Comunidad Europea, si hoy prospera en el Consejo de Ministros de la CE una directiva que viene discutiéndose sin éxito desde hace tres años y en la que se desarrolla uno de los puntos centrales de la Carta Social europea. El Reino Unido, que no adoptó la Carta en 1989 y cuenta con una exención respecto a las cuestiones sociales en el Tratado de Maastricht, se está viendo forzado esta vez a aceptar esta victoria social y tiene previsto abstenerse n la votación. Los ministros de Trabajo de los Doce se reunirán hoy en Luxemburgo para discutir una norma sobre la distribución del tiempo de trabajo, la protección de los trabajadores en los barcos de pesca, la prohibición del trabajo para los menores e 15 años, y, la creación de comités de empresa europeos.La directiva sobre tiempo de trabajo impone once horas de descanso consecutivas cada 24 horas, una jornada de reposo a la semana, un máximo de 48 horas de trabajo semanales, cuatro semanas de vacaciones pagadas al año y un máximo de ocho horas diarios de trabajo nocturno. El Reino Unido ha venido bloqueando su aprobación desde hace tres años y ha exigido que se le exima de su aplicación durante diez años en caso de aprobarse, en vez de los tres años de plazo que tienen los otros países de la CE para acomodar sus legislaciones nacionales. Londres no piensa aportar su voto a esta directiva, pero parece haber accedido a abstenerse, aunque sigue preconizando la exclusión absoluta de nuevas limitaciones en el trabajo de los marinos mercantes y de los médicos en prácticas.

Los ministros de Trabajo discutirán también una directiva sobre la protección de los jóvenes, que quiere evitar los prejuicios a su desarrollo físico, psicológico o social, así como las limitaciones en su educación como resultado de las condiciones de trabajo. El proyecto de norma comunitaria quiere asegurar la prohibición del trabajo de los niños y limitar las condiciones de trabajo en el caso de los adolescentes.

El Consejo de Ministros intentará también avanzar en la directiva sobre creación de comités de empresa europeos en las multinacionales que cuenten con más de 1.000 trabajadores en la CE. Dicha directiva, que no afecta a las pymes, contempla el derecho de dichos comités a ser informados y consultados en las decisiones que afecten a los derechos de los trabajadores y vendría a resolver una parte de los problemas suscitados en el debate sobre el dumping social.

La adopción de esta directiva, aunque se produzca a once, como sucede con la Carta Social Europea, afecta igualmente al Reino Unido, que cuenta con más de 100 empresas instaladas en el continente. Numerosas empresas no europeas que tienen sucursales en el Reino Unido y en otros países europeos se verán también afectadas por la directiva o, cuando menos, por la presión de sus trabajadores para que se adopte un tratamiento homogéneo en su representación en los países de la Carta Social y en el Reino Unido.

Los ministros de Trabajo discutirán también el informe de la Comisión sobre la iniciativa para la creación de empleo y tratarán de encontrar respuesta a los 17 millones de parados que se prevén en la CE para finales de año y a la posibilidad de que la recuperación del crecimiento no tenga una traducción en la creación de empleo. El paro será el punto central del Consejo Europeo que se reunirá en Conpenhague los días 21 y 22 de junio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 31 de mayo de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50