Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite en pleno el Gobierno de Asturias

El presidente regional, Rodríguez-Vigil, admite el engaño sufrido con la petroquímica fantasma

El presidente de Asturias, el socialista Juan Luis Rodríguez-Vigil, anunció esta madrugada su dimisión irrevocable y la de su Gobierno en pleno, que se harán efectivas el próximo día 31 de mayo. Con esta decisión, hecha pública a las 0.40 horas, el presidente de Asturias asume el engaño sufrido por su Gobierno, que anunció la semana pasada la instalación fantasma de un complejo petroquímico por valor de 366.000 millones de pesetas. La operación fue desmentida posteriormente por el Saudi International Bank, supuesto promotor del proyecto. En su carta de dimisión, dirigida al presidente del Parlamento regional, Juan Luis Rodríguez-Vigil afirma que esta resolución obedece al "sentido del deber" y al "respeto a la credibilidad de la institución".

"Hay que responder también con dignidad ante los errores propios o de subordinados. La credibilidad se gana día a día y sólo se conserva manteniendo la dignidad propia y la de las instituciones", indica en su carta el presidente regional. "Soy consciente", agrega Rodríguez-Vigil, "de que la desdichada y absurda situación provocada por el tema de la refinería, que ha generado la ingenuidad de mi consejero de Industria, víctima, sin duda, tanto de una larga historia de negociaciones como de una compleja y elaborada trama, cuyas finalidades aún no alcanzo, al menos racionalmente, a comprender, pone en riesgo mi credibilidad como presidente de Asturias en estos momentos, y sin ella, en una región como la nuestra, con los problemas que tiene y los que se avecinan, nadie puede imaginar y desarrollar políticas de futuro".

Rodríguez-Vigil demorará el cese del Gobierno hasta finales de este mes para "llevar adelante, hasta su clarificación final, la investigación de todos los extremos de la historia" de la refinería. En su carta, el todavía presidente del Principado explica que ha adoptado esta decisión "pese al criterio del secretario general de la FSA [Federación Socialista Asturiana]", el ministro de Trabajo, Luis Martínez Noval.

685 días de mandato

El Gobierno asturiano se mantuvo reunido a lo largo de la noche del lunes. A las cero horas, Rodríguez-Vigil grabó un breve mensaje ante las cámaras de Televisión Española y 40 minutos después anunciaba su dimisión. Tras trascender la noticia, se personaron en el palacio regional altos cargos de la FSA, entre ellos el vicesecretario general, Celestino Suárez, y el secretario de organización, Carlos Rojo.

Rodríguez-Vigil fue elegido presidente del Principado por el Parlamento de Asturias el 9 de julio de 1991. Ha cumplido 685 días al frente de la comunidad autónoma, periodo en el que ha afrontado el proceso de reconversión industrial y de convulsión social y sindical más agudo vivido por la región en las últimas décadas. El desmantelamiento industrial es en estos momentos la preocupación principal de la sociedad asturiana y ha sido el anuncio de un fantasmagórico proyecto de reindustrialización el que ha acabado con el Gobierno de Rodríguez-Vigil.

Horas antes de su dimisión en bloque, el Gobierno socialista de Asturias había reconocido oficialmente, por vez primera, que no existe ningún proyecto que permita abrigar esperanzas sobre la creación de una planta industrial para el refinado de petróleo en la región. De ahí que el consejero de Industria y encargado de las negociaciones, Víctor Zapico, pusiese su cargo a disposición del presidente. Los grupos de la oposición respondieron solicitando la dimisión de Rodríguez-Vigil.

El engaño consistió en que un intermediario francés -Maurice Jean Lauze- se presentó en nombre del banco Saudi International, con documentos supuestamente falsos, para ofrecer una inversión de 366.000 millones en una planta petroquímica. El Ejecutivo autónomo ha anunciado que ejercerá "las acciones legales oportunas contra las personas que aparecieron implicadas en esta operación".

José María Aznar, candidato del PP, declaró ayer en Zaragoza que "el fiasco de la petroquímica es la culminación de la agonía del PSOE, prueba palpable de que los socialistas chochean después de diez años de poder".

En declaraciones a la cadena SER en Asturias, Luis Martínez Noval, presidente de la FSA, indicó que "las personas responsables de esta cuestión obraron de buena fe. Si no, no se entiende que se haya producido en la campaña electoral. Esto corrobora que la actuación del responsable de la negociación puede que haya sido errónea, pero sincera e ilusionada".

Previamente, el notario suizo Roland Rochat, domiciliado en Lausana, desmentía haber acreditado una cesión de poderes del Saudi International Bank al supuesto mediador de la operación, el francés Maurice Jean Lauze, para negociar inversiones en el Principado. El mentís consolidaba definitivamente la existencia de una presunta estafa o intento de estafa, a pesar de que el presidente asturiano asegurase la semana pasada que poseía documentos verificados ante notario que garantizaban los poderes de Lauze para contratar el proyecto. Rodríguez-Vigil calificó las acreditaciones de "indubitables". El citado notario suizo era quien supuestamente había validado los documentos.

No obstante, Rochat aseguró ayer que tan sólo había certificado "la autenticidad de la firma de Lauze". "[El Gobierno asturiano] probablemente se haya dejado engañar por un documento sólo porque lleva un sello oficial, sin leer atentamente su contenido", declaró el notario suizo. En cualquier caso, Rochat descartó que a su despacho hayan acudido alguna vez representantes del Saudi Intemational Bank para formalizar una autorización de cualquier tipo a Maurice Jean Lauze.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de mayo de 1993