Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciampi promete introducir el sistema electoral mayoritario en Italia

Carlo Azeglio Ciampi, ex gobernador del Banco de Italia, el primer simple ciudadano que en la historia de la República ha llegado a primer ministro sin mandato electoral, es decir, sin haber sido nunca parlamentario, formuló ayer, en su discurso de investidura ante la Cámara de Diputados, un sólido compromiso de introducir el sistema mayoritario en Italia.

Su intención es hacerlo "antes de la pausa veraniega" y sugirió que es posible que su Gobierno no llegue a octubre, confirmando la perspectiva de la convocatoria de elecciones el próximo otoño.El discurso de Ciampi, que aseguró la continuidad con la política del anterior Gabinete presidido por el socialista Giuliano Amato tanto en materia económica como de lucha contra la Mafia y relaciones exteriores, fue mal acogido por las representaciones muy minoritarias de Refundación Comunista y el neofascista Movimiento Social Italiano (MSI).

Pero también mereció un rechazo inicial de socialistas afines al ex líder Bettino Craxi, que critican la idea de un Gobierno a plazo, y el del radical Marco Panella, que se opone a que el Ejecutivo intervenga en la reforma del sistema electoral.

No obstante, Ciampi tiene asegurada una cómoda confianza, ya que parece confirmado que la mayoría del Partido Democrático de la Izquierda (PDS), la Liga Norte, parte de los verdes y los republicanos se abstienen.

Estas abstenciones se explican por el rigor con el que Ciampi defendió su compromiso con la reforma de la ley electoral, que calificó de "finalidad preeminente y prioritaria de la existencia misma" de su Gobierno. Debido a que tras el referéndum del pasado 18 de abril la elección del Senado ha quedado regulada por el sistema mayoritario y la de la Cámara por el viejo sistema proporcional -una situación que el primer ministro calificó de inconcebible" en el bicameralismo absoluto del Parlamento italiano- el Gobierno abandonará su "neutralidad" en temas electorales y propondrá un proyecto de ley que adapte la elección de la Cámara "a los resultados del referéndum".

Ciampi sugirió de pasada que su mandato podría no llegar a octubre. Lo hizo a través de las numerosas alusiones a la provisionalidad de su Gabinete y, so bre todo, cuando, tras asumir el compromiso heredado de Amato de presentar en julio los presupuesto para 1994, advirtió que la dirección de los complicados trámites para la aprobación parlamentaria, que suele comenzar en el mes indicado, "podrá corresponder a otro Gobierno".

Ley de financiación

Ciampi garantizó que no adoptará medidas de "ahorro forzoso", como impuestos extraordinarios o la suspensión del pago de la deuda pública, para sanear las desequilibradas cuentas del Estado. Se empeñó en la promulgación de una nueva ley de financiación de los partidos políticos, de nuevas normas que garanticen la limpieza de los contratos públicos y de un código moral para la Administración del Estado.Mientras, las investigaciones judiciales sobre corrupción siguen avanzando. Ayer fueron detenidos dos hermanos del jefe de la corriente andreottiana en Nápoles, Paolo Cirino Pomicino, un antiguo ministro, que ya era investigado por presuntos delitos financieros y por conexiones con la Camorra.

Por otra parte, crecen los testimonios sobre presuntas implicaciones en ilegalidades financieras del antiguo Partido Comunista Italiano (PCI) y de su heredero, el PDS.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de mayo de 1993

Más información

  • Discurso de investidura del primer ministro