Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA EN LOS BALCANES

España pide la luz verde de la ONU antes de golpear a los serbios

I. C./M. G.Los titulares de Asuntos Exteriores y de Defensa, Javier Solana y Julián García Vargas, respectivamente, se pronunciaron ayer por la adopción de un compromiso en el Consejo de Seguridad de la ONU que legalice una acción militar contra las milicias serbias en Bosnia con la que confirmaron ayer su acuerdo.

Ambos ministros se reunieron por la mañana con el presidente Felipe González y, más tarde, Solana conversó por teléfono con sus homólogos de EE UU, Warren Christopher; Rusia, Andrei Kózirev; Francia, Alain Juppé; y Reino Unido, Douglas Hurd.

Mientras García Vargas calificaba de "ilegal" el referéndum que el parlamento de los serbios de Bosnia organizará sobre el pan de paz Vance-Owen, Solana insistía en que ahora más que nunca hay que "hacer efectiva la resolución 820 del Consejo de Seguridad" que somete a Serbia a un durísimo embargo.

Horas antes, en una entrevista radiofónica, el jefe de la diplomacia española había explicado que, entre las diversas opciones propuestas de Christopher, prefería el "corte de los medios de aprovisionamiento" de las milicias serbias bombardeando selectivamente los puentes y carreteras que unen a Serbia con la zona oriental de Bosnia.

Para llevar a cabo tal iniciativa se requiere, según Solana, "un acuerdo en el Consejo de Seguridad", una interpretación con la que no está de acuerdo EE UU aunque, probablemente, acabará aceptándola. El ministro hablé de acuerdo y no de resolución porque considera difícil que Rusia la suscriba.

Embargo de armas

Otra de las opciones, el levantamiento del embargo de armas a los musulmanes bosnios, fue de nuevo tajantemente rechazada en sintonía con el acuerdo recién alcanzado por el comité político de la CE y que el ministro alemán de Exteriores, Klaus Kinkel, transgredió. Su declaración a favor del levantamiento causó cierta irritación en Madrid.

García Vargas insistió hasta la saciedad en la necesidad de mantener, incluso si se castiga militarmente a los serbios, "Ias acciones humanitarias o de interposición" entre croatas y musulmanes que desarrolla el contingente español. Gracias a ellas "hay paz en algo más de una futura provincia de Bosnia". Reconoció, no obstante, el ministro que la acción militar puede obligar a "reducir el despliegue o a replegar" a los cascos azules españoles.

España es, por otra parte, junto con Grecia y Francia, uno de los tres países de la CE que no ha reconocido aún formalmente a Macedonia a diferencia de lo que hizo con Eslovenia, Croacia y los países de la CEI.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de mayo de 1993