La justicia mexicana investiga un intento de soborno del que es acusado un ex ministro del presidente Salinas

La Procuraduría de Justicia de México inició el martes una investigación para aclarar un supuesto caso de soborno denunciado por un representante de la multinacional IBM, que asegura que tres funcionarios mexicanos le exigieron un millón de dólares a cambio de aceptarle un contrato a todas luces millonario para dotar de nuevos satélites y radares al Servicio de Navegación Aéreo de este país, una de cuyas misiones consiste en detectar operaciones de narcotráfico con destino a Estados Unidos.El caso no hubiera llegado tan lejos si por medio no estuviera el nombre de Andrés Caso Lombardo, secretario de Comunicaciones del Gobierno de Carlos Salinas de Gortari hasta el pasado 29 de marzo. Caso Lombardo, según la denuncia efectuada por el agente de negocios de IBM Kaveh Mousavi, estaría detrás de la operación. La operación, al negarse IBM a ser extorsionado, cayó en manos de la empresa italiana Alenia Aeritalia & Selenia, perteneciente al grupo Ir¡, hoy investigado por la justicia italiana en el sumario sobre la corrupción gubernamental en ese país.

Caso Lombardo, economista de 60 años, fue designado tras su salida del Gobierno como embajador de México en Londres, pero el lunes último declinó el cargo, nunca ejercido, y anunció que con su decisión pretendía defenderse en libertad de las acusaciones de Mousavi, británico de origen iraní, que considera falsas y calumniosas. Horas antes se supo que Caso había sido reclamado por la Corte Suprema de Justicia de Londres para declarar sobre la denuncia, presentada en ese tribunal por Mousavi.

Pese a que Caso cuenta con el respaldo del Gobierno mexicano, la procuraduría anunció el martes que abría una investigación sobre dos hipótesis: investigar si es verdad o no lo que dice Mousavi y, sea cual sea el resultado, emprender acciones penales a su favor o en su contra. La justicia mexicana ha citado al denunciante a prestar declaración.

Mousavi, con la justicia británica, y el Gobierno de México, a través de su procuraduría, han iniciado procedimientos diferentes sobre este turbio asunto, lo que complica las investigaciones no sólo por la polarización, sino por su trascendencia internacional. Caso Lombardo ha calificado a su denunciante como "coyote de cuarta" y ha advertido que le acusará de calumnia, libelo y difamación.

En contra de Mousavi figura el hecho de que nunca reveló los nombres ni la ocupación de los tres funcionarios que asegura intentaron sobornarle. Pero sus continuas declaraciones a la prensa mexicana han arrojado datos que, además de complicar el caso, lo envuelven en un mayor misterio.

Mousavi ha declarado que el sistema comprado después por el Gobierno mexicano a los italianos de Alenia Aeritalia & Selenia deja zonas ciegas que pueden ser burladas fácilmente por el narcotráfico aéreo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 05 de mayo de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50