Crítica:DANZACrítica
i

Angeles con sexo

La Muestra de Valladolid ha apostado fuerte y clarividente por esta visión renovadora y laudatoria del intérprete. No es un espectáculo fácil, y, sin embargo, el público se entrega ante esa sinceridad inevitable que da toda la lógica al proyecto. Sinceramente, todos necesitamos de ternura, de mimos, de cuidados, y eso es precisamente lo que se respira y se recibe desde el escenario con el Nederlands 3, que Kilian, su inventor, insiste en decir que no es una compañía, sino una idea.Claro que esto es una compañía, lo que pasa es que no lo es en sentido convencional. La filosofía inicial del proyecto incluso ha cambiado lo suyo desde 1991, pues ya contempla la posibilidad del repertorio propio. Es el caso de Journey (1991), que ahora es bailado en uno de sus papeles por Jeanne Solan (antes lo fue por Martine van Hamel y en el estreno por Alida Chase). No será fácil dejar atrás buenas coreografías.

Nederlands dans Theater 3

Primer programa: Made in France: Maguy Marín / Denis Mariotte; Off white: Ohad Naharin 1 Johann Strauss; Dümmerung: Martha Clarke Alban Berg; Obscure templations: Jiri Kilian / John Cage; Journey: Mats Ek Steve Reich. Danza Internacional, Valladolid, 1993. Teatro Calderón, 4 de mayo.

La idea central, el espíritu, se mantiene, y casi no vale la pena hablar de los bailarines que cumplen 40 o más años. Ya quisieran muchos agresivos jóvenes de hoy tener para sí la energía, el rigor y la entrega de Niklas Ek o de Sabine Kupférberg, o acaso el humor vital y poético de Gérard Lemaitre. La carrera del escenario no tiene marcas en cuanto a longevidad. La madurez da una densidad al trabajo de baile que nada es capaz de sustituir. Estas coreografías brotan llenas de sinceridad, son densas y de ideas muy elaboradas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 05 de mayo de 1993.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50