Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CRISIS ECONÓMICA INTERNACIONAL

Solchaga descarta una bajada de tipos de interés mientras se mantenga la inestabilidad monetaría

Washington
El ministro de Economía español, Carlos Solchaga, descartó ayer en Washington la posibilidad de bajar los tipos de interés mientras persista la presión sobre la peseta. Esa tensión fue ayer sólo latente, pues la divisa española se mantuvo estable en 73,20 pesetas por marco. Horas antes, Francia, Austria y Suecia rebajaban sus tipos de interés para luchar contra la recesión. La salida de la crisis no está totalmente garantizada ni para EE UU, pues su economía sólo creció un 1,8%, la mitad de lo esperado, en el primer cuatrimestre.

JAVIER AYUSO ENVIADO ESPECIAL, El ministro de Economía y Hacienda, Carlos Solchaga, realizó ayer una nueva declaración oficial en defensa del tipo de cambio de la peseta y descartó una reducción de tipos de interés mientras persistan las tensiones sobre la moneda española. "No vamos a cambiar nuestra política económica ni rebajar los tipos de interés por las presiones del mercado", afirmó Solchaga. A la misma hora, el presidente del Bundesbank, Helmut Schlesinger advirtió a sus socios del Grupo de los Siete sobre los peligros de una -reducción apresurada de tipos en Alemania y les pidió que no le presionaran en ese sentido.

Carlos Solchaga intentó mostrar ayer un panorama económico menos pesimista del que recogía a principios de semana el World Economíc Outlook del Fondo Monetario Internacional (FMI). El ministro español señaló que, a pesar de los malos augurios del Fondo y los signos de "enorme preocupación", había ciertas razones para la esperanza, derivadas de las acciones tomadas a cabo por Estados Unidos, Japón y La Comunidad Europea para estimular la economía. Volvió a pedir, como lo hiciera Michel Camdessus el martes pasado, una acción concertada de los países industrializados para salir de la crisis.

En esa línea de menor pesimismo, el ministro dijo que no había razones para revisar a la baja las previsiones de crecimiento económico para España, que el Gobierno mantiene en el 1%, frente al 0, 1 % por que apuesta el FMI. A su juicio, "hay indicios para asegurar que la crisis ya ha tocado fondo en el primer trimestre del año y es razonable pensar que tendremos alguna recuperación a finales de año".

Destrucción de empleo

Por el contrario, Solchaga confirmó las malas previsiones actuales sobre empleo. "Es natural que la Encuesta de Población Activa del primer trimestre confirme una fuerte destrucción de empleo, como ya han indicado las cifras de paro registrado", explicó. "La creación de empleo va a ser negativa este año, porque todo lo que sea crecer por debajo del 2,5% supone destruir puestos de trabajo y no es previsible que haya creación neta de empleo hasta entrado 1994.

El ministro aplazó la respuesta a todas las preguntas que le realizaron los periodistas sobre la peseta o los tipos de interés y las agrupó en una sola declaracíón institucional ("todo, lo que se diga en estos momentos va a ser utilizado en nuestra contra", explicó) en defensa de la moneda española.

"El Gobierno cree que el tipo de cambio de la peseta es realista respecto a la situación de competitivídad de nuestra economía", afirmó, "y ha decidido defender esa paridad contra los especuladores, como lo ha venido haciendo hasta ahora". En tono solemne subrayó: "A pesar de las presiones que podamos recibir, no vamos a cambiar nuestra política económica, ni a reducir los tipos de interés, por más que los mercados sepan cosas que nosotros no sabemos".

Solchaga añadió que la actual especulación contra la peseta no tiene justificación económica alguna según los indicadores de España, sino que está basada en la "incertidumbre política". Afirmó, en este sentido, que "desearía que desaparecieran de la campaña electoral los reproches a la debilidad de la peseta". A su juicio, el resto de los países de la Comunidad Europea piensan igual que España y por eso han defendido la paridad de la peseta de forma unánime en los últimos días.

Coincidiendo con la conferencia de prensa de Solchaga, el presidente del Bundesbank, Helmut Schlesinger, declaraba al entrar en la reunión del Grupo de los Siete que "Alemania no ha adoptado una estrategia agresiva de recorte de tipos de interés, porque tendría consecuencias negativas". Schlesinger advirtió a sus socios del G-7 sobre los peligros de un abaratamiento prematuro del precio del dinero y añadió que el banco central alemán no aceptará presiones en ese sentido.

Por su parte, el secretario nortemaricano del Tesoro, Lloyd Bentsen, mostró su esperanza de que Europa reduzca sus tipos de interés de forma coordinada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de abril de 1993

Más información

  • Helmut Schlesinger advierte de los peligros de un rápido abaratamiento del dinero