Entusiasmo del PNV por la regulación en el Congreso del cupo económico vasco

El Grupo Parlamentario Vasco, se mostró ayer decididamente entusiasmado con el proyecto de ley por el que se aprueba el cupo para el País Vasco para el quinquenio 1992-1996, es decir, la participación de aquella comunidad, además de la de Navarra, en las cargas del Estado.

Emilio Olabarría aseguró que era un "motivo de satisfacción inequívoca e importante" y aseguró. que en 1925 los diputados forales que consiguieron el primer acuerdo en este terreno organizaron un tedeum de acción de gracias en el monasterio de Nuestra Señora de Estíbaliz. Olabarría aseguró que "nosotros no vamos a hacer lo mismo pero poco menos, porque este es un gran acuerdo no sólo para el País Vasco sino para todos los españoles".

En su opinión, el proyecto del cupo garantiza estabilidad y flexibilidad, y ha permitido mantener entre la Administración central y la vasca un "talante flexible y de consenso". Para el diputado vasco "no es posible materialmente, ni metodológicamente, un acuerdo mejor".

Antes Joseba Azkarraga, en nombre de Eusko Alkartasuna, había anunciado que se abstendría en la votación porque, pareciéndole un proyecto necesario, lo juzgaba insuficiente.

Olabarría descalificó en su intervención las reticencias de Azkarraga y éste le replicó refiriéndose "al grupo de la última fila", por el lugar en que están situados los escaños que ocupan los diputados del Partido Nacionalista Vasco, y rechazó que Eusko Alkartasuna mantenga "una posición similar a la de HB" en este asunto. "A eso se llama juego sucio", replicó Azkarraga a Olabarría.

El resto de los grupos parla mentarlos mostró también su satisfacción por el proyecto, que obtuvo 258 votos a favor y tres abstenciones.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS