IU acusa al PP de bordear el límite de la democracia por su rechazo al control del blanqueo de dinero

En el Parlamento las cañas se tornan lanzas cuando el primer partido de la oposición se ve vapuleado por otras formaciones que también se sientan frente al Gobierno. El Grupo Popular tuvo, que soportar ayer críticas muy ácidas del resto de la oposición, y especialmente de Izquierda Unida, por rechazar el proyecto de ley contra el blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico y el terrorismo. Ramón Espasa, portavoz de IU, llegó a decir que las intervenciones del portavoz popular, José Manuel Otero Novas, eran "perfectamente detestables" y que "bordeaban la autoexclusión democrática".

La posición defendida por Otero Novas consiguió 81 votos favorables de su grupo, y 188 en contra, es decir todos los demás diputados presentes en el Congreso en el momento de la votación. Al concluir el debate varios diputados del Grupo Popular expresaron, en privado, su desacuerdo con la intervención de Otero Novas y algunos se lo manifestaron personalmente al portavoz socialista Carlos López Riaño.El proyecto de ley trata de cumplir con una directiva de la Comunidad Europea. Prevé la creación de una comisión de prevención del blanqueo de capitales e infracciones monetarias, dependiente del Ministerio de Hacienda, a la cual tendrán que dar cuenta las entidades de crédito y de seguros de aquellas operaciones financieras sospechosas de provenir del tráfico de drogas, terrorismo o crimen organizado. La norma tiene carácter administrativo, es independiente de la regulación establecida en diciembre para el blanqueo de dinero en el Código Penal y establece sanciones de hasta 200 millones de pesetas.

El ministro Carlos Solchaga, en tono muy mesurado, dio una explicación técnica de su contenido y aseguró que ante un problema tan grave como el que se intenta resolver, el Gobierno no se opondrá "a que la Cámara endurezca aún más las sanciones".

Una "Gestapo financiera"

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Otero Novas subió a la tribuna para defender que se devolviese al Gobierno el proyecto y presentar un texto alternativo. Utilizó en sus dos intervenciones artillería dialéctica de muy grueso calibre. "Este proyecto es la versión financiera de la patada en la puerta de la ley Corcuera", dije.

Este tono se fue agravando al asegurar Otero Novas que con el proyecto "el Gobierno aprovecha para crear una especie de gestapo financiera con fines no confesados" o que "el Gobierno se reserva la facultad sin límite ni concreción de ampliar una larga lista de colaboradores policiacos por vía reglamentaria".

Y más adelante afirmó que éste es "el típico instrumento que las personas con visión totalitaria emplean en la democracia" y acusó al Gobierno de adoptar posturas salvadoras que, según dijo, históricamente comienzan "a ejercer la dictadura salvífica con el nombre de führer, gran conductor, gran timonel, o padrecito, que a ustedes parece que les gusta más".

López Riaño, en nombre del Grupo Socialista, replicó que la intervención de Otero le parecía "la más profunda descalificación de un texto legal que haya oído en todos los días de mi. vida parlamentaria". Calificó la intervención de "horrible discurso democrático" y se planteó si Otero Novas "participa del programa de su partido",

Pero la mayor dureza en la respuesta vino de los bancos del resto de la oposición al Gobierno. José Antonio Santos Miñón, del CDS, dijo que el proyecto no sólo le parecía necesario, sino que había que ampliarlo para controlar el tráfico de dinero procedente del contrabando, de la trata de blancas o de la pornografía infantil y juvenil. Francesc Homs, de CiU, señaló que no podía apoyar la posición del PP porque "los argumentos no nos han convencido en ningún modo".

La mayor diferencia la marcó el portavoz de IU, Ramón Espasa: "Las formulaciones, los cuasi insultos, las reflexiones con las que nos ha adornado esta mañana el señor Otero Novas, para mí y nuestro grupo forman parte del oscuro túnel de la historia y del pasado". El diputado de IU acusó a los populares de "corto y quizá miserable afán electoralista" y recriminó al Grupo Popular que jalease "estos exabruptos". En la línea del CDS, Espasa anunció que su grupo enmendará la ley para ampliarla, no sólo a la droga y al narcotráfico, sino "al submundo que genera el dinero negro, el dinero no democrático, el dinero que no tributa a Hacienda".

El diputado popular Javier Arenas aseguró que compartía, "evidentemente, las argumentaciones, y", dijo, "estoy orgulloso del señor Otero Novas".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS