Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arco presenta el arte más joven con una limitada presencia de galeristas extranjeros

La feria vuelve a la Casa de Campo con todo el eclecticismo de los 90 y sin actos culturales

La feria internacional de arte contemporáneo Arco inicia esta tarde su duodécima edición con una limitada presencia de galerías extranjeras y una disminución de su superficie en el pabellón de Cristal de la Casade Campo de Madrid. Un total de 133 galerías de 21 países presentarán obras de 719 artistas, con una oferta de arte joven y último que se mueve en un eclecticismo frente a las corrientes que dominaron los años noventa. En Arco 93 participan 67 galerías españolas y 66 extranjeras, cuando a la edición anterior, celebrada en el nuevo parque ferial de Ifema, acudieron 82 y 113,'respectivamente. La feria, que se celebrará del 12 al 17 de febrero, espera recibir 120.000 visitantes y la lluvia de las mejores ediciones.

El pabellón de Cristal de la Casa de Campo vuelve a ser el escenario de la feria Arco, en cuyos pabellones se han celebrado todas las ediciones ex cepto las dos primeras, de 1982 y 1983, en el paseo de la Castellana, y la de 1992, en el nuevo parque ferial de lfema, institución que organiza el certamen, en cuyo comité organizador participan 15 galeristas de siete países.La crisis económica ha afectado a la presencia de las galerías extranjeras, y en menor medida de españolas. Según los organizadores, se recibieron 400 solicitudes, de las que se seleccionaron 133, un número considerado adecuado para re cuperar una feria más cómoda y de acuerdo con el mercado es pañol. La cuestión económica es el motivo de la ausencia de Theo, clásica por sus fondos de vanguardia, que mantiene muestras colectivas en sus tres centros de Madrid. "No me quiero meter en gastos", declaró ayer Elvira González, al se ñalar que es una feria cara. Los galeristas abonan por sus case tas 15.000 pesetas por metro cuadrado.Experimentación

Los galeristas españoles destacan la participación de galerías como Hans Mayer, de Düsseldorf, Grita Insam, de Viena; Patrice Trigano, de París; Annely Juda, de Londres; Barbara Farber, de Amsterdam; Massimo de Carlo, de Milán; Cómicos, de Lisboa; Bischofberger, de Zúrich, y Grace Borgenicht, de Nueva York. En esta edición hay galerías de Croacia, Estonia y Letonia.

Según los expertos consulta dos, Arco 93 va a insistir en su vocación por la experimenta ción artística, con la selección de galerías muy vinculadas al trabajo de sus artistas, que presentarán obra última y pensada para este encuentro artístico, que, además de las ventas, proporciona unas relaciones profesionales continuadas. "Arco 93 cuenta con menos galerías, pero con una calidad más equilibrada que el año pasado", declara Juan Muga, portavoz del comité español y director de las galerías Polígrafa y Joan Prats, de Barcelona. "Atravesamos un momento de crisis, pero, el mercado es más real, lo que permite nuevas ofertas. Este año no hay modas, no hay una línea anterior, como la transvarguardia o el nuevo expresionismo. Hay mucha más libertad, y los artistas trabajan sin ninguna presión, sin los minietismos de otros momentos. Para los coleccionistas, el precio es más real, y tendrán que pensar más en su gustos personales que en los nombres". Para Tomás March, de la galería valenciana del mismo nombre, "el momento actual no es de tendencias, sino ecléctico", lo que se podrá comprobar en los pabellones que ocupan la planta baja del pabellón 10, ya que en la planta primera se instalan las galerías con obras de entre los años cincuenta y setenta, y en la entreplanta, instituciones, revistas y publicaciones, entre ellas El País Semanal y Babelia, con exposiciones de Miquel Barceló y Alberto García Alix.

Los galeristas prefieren que las actividades culturales se desarrollen fuera del espacio de exhibición. En ediciones anteriores, el programa cultural de la feria se extendía a la cartelera de Madrid, que presenta un amplio Febrero Cultural en museos y exposiciones. En Arco 93 desaparecen los debates teóricos y las videoinstalaciones, aunque se mantienen la III Semana de Cine Experimental (ya celebrada), Videoarco 93 y el coloquio El arte y los media, que se celebrarán en el Círculo de Bellas Artes los días 12, 13 y 15, a las 20.30.

lfema no ha renovado la colaboración con el Instituto de Estética, que en las últimas tres ediciones programó coloquios internacionales, con una media de 15 ponentes y seguidos por unas 500 personas. Helga de Alvear, directora de la galería Juana Mordó, quiere recuperar el sentido crítico del arte, y va a iniciar en el mismo espacio de exhibición unas tertulias, los días 13, 14 y 15, sobre el arte de los noventa, coordinadas por José Luis Brea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de febrero de 1993