Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

90 jóvenes escritores reflexionan en Málaga sobre su compromiso con la sociedad

Jorge Amado dice que los latinoamericanos confían más en los literatos que en los políticos

"La sociedad demanda al escritor una actitud responsable con los problemas de su tiempo". Bajo esta premisa, 90 escritores noveles latinoamericanos, españoles y portugueses iniciaron ayer en la localidad de Mollina (Málaga) unas jornadas de reflexión sobre su papel en la sociedad, bajo la coordinación y dirección de una docena de literatos ya consagrados que expondrán a los más jóvenes sus experiencias creativas. Uno de los veteranos participantes, el brasileño Jorge Amado, sostuvo que los latinoamericanos creen más a los escritores que a sus políticos.

Según Amado, "el grado de compromiso de los autores latinoamericanos con sus pueblos ha llegado a un punto extremo, de forma que los ciudadanos depositan su total confianza en los literatos y casi no creen en la palabra de sus gestores". El autor de Navegación de cabotaje atribuye a la creación literaria una función añadida de búsqueda de una sociedad más justa, y a ello debe su militancia y su posterior disensión del partido comunista brasileño. Amado sostiene que esta credibilidad social del escritor es más frecuente en los países del sur.El Foro Joven, que se prolongará hasta el próximo día 26 bajo el lema Literatura y compromiso: nuevos desafíos, nuevas respuestas, fue inaugurado ayer por la ministra de Asuntos Sociales, Matilde Fernández, que animó a los jóvenes escritores a asumir un compromiso social "para conseguir una sociedad más justa e igualitaria" y les recordó que su labor literaria está destinada a generaciones más cultas.

Los debates se articularán en torno a tres ejes temáticos: Literatura y Ecología, Literatura y Situación Política, y Literatura y Transformación Social. Estos bloques temáticos responden, según los organizadores, a las exigencias de la actualidad, marcada por una acentuación de las desigualdades entre países desarrollados y en vías de desarrollo y una sociedad en la que predominan los valores mercantilistas.

Calidad literaria

No obstante, el director literario del foro, el escritor segoviano Ignacio Sanz, matizó que el compromiso social del escritor "nunca ha de lastrar la obra literaria que, como objeto artístico que es, surge libre de dictados que condicionen su resultado estético. final".

Los 90 participantes en las jornadas, procedentes de 30 países americanos, España y Portugal, han sido seleccionados de entre más de 300 escritores de entre 18 y 30 años en virtud de la calidad de sus primeros trabajos de creación., En. el Centro Eurolatinoamericano de la Juventud (CEULAJ) tendrán estos días como maestros a Jorge Amado, Juan José Arreola, Mario Benedetti, Juan Goytisolo, Ana María Matute, Abel Posse, Augusto Roa Bastos, y José Saramago, además de otros literatos no latinos como el paquistaní Tariq Alí, el egipcio Edwar Al-Kharrat, el nigeriano Wole Soyinka y el sueco Lasse Soderberg.

Para Ignacio Sanz, "parece claro que ni los escritores ni la literatura pueden ofrecer soluciones prácticas e inmediatas a los males que aquejan a la sociedad, pero tampoco deben permanecer ajenos a lo que acontece a su alrededor". Así, para el director del foro, los tres bloques temáticos de las jornadas, además de estar interrelacionados, forman parte de las inquietudes y preocupaciones de nuestro tiempo, "que asiste con estupor a las ignominiosas condiciones de explotación con que los países poderosos someten a los débiles, así como a las muestras de xenofobia, intolerancia y racismo que salpican las relaciones en el interior de las sociedades avanzadas". Además, en las jornadas se abordarán otras lacras actuales que hoy sigue padeciendo el mundo como el hambre, las guerras, los ultranacionalismos ola discriminación de la mujer. La ministra de Asuntos Sociales pretende con este foro que estos y otros aspectos de la sociedad actual generen un "apasionante" debate sobre la exigencia ética que el escritor tiene con la sociedad. Un debate que todos los participantes coinciden en admitir que es tan viejo como la propia literatura, pero que quizá hoy requiera una mayor urgencia ante la proliferación de actitudes que parecen desprendidas de valores éticos tradicionales.

En la jornada inaugural, Matilde Fernández se mostró algo crítica hacia la escasa presencia de mujeres entre el elenco de escritores veteranos participantes. Entre la citada docena de maestros, sólo figura una mujer, Ana María Matute.

La escritora española aseguró que los escritores "siempre están comprometidos, tanto si quieren como si no", por el eco que su trabajo tiene entre la sociedad. Matute consideró "terrible que este compromiso casi nunca lleva a nada positivo y casi siempre queda en agua de borrajas". "Pero siempre es esencial intentarlo", añadió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de febrero de 1993