Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos tres hermanos en Gerona por agredir a dos magrebíes en un bar

Antonio Pérez López, de 27 años, quien, junto con sus hermanos Miguel y Francisco José, atacó a dos inmigrantes magrebíes en la madrugada de Año Nuevo en l'Escala (Gerona), ingresó a primera hora de la tarde de ayer en la prisión gerundense de Figueres por orden del titular del Juzgado número 1 de esta ciudad, José Luis González. Los hermanos Pérez López intentaron impedir la entrada en el bar La Nata de l'Escala, donde se hallaban celebrando la Nochevieja, a dos magrebíes, a los que insultaron y agredieron violentamente.

Los dos inmigrantes, al verse atacados, huyeron del establecimiento y se refugiaron en las dependencias de la Policía Municipal de I'Escala, donde el único agente que se hallaba de guardia tuvo que ser ayudado por una dotación de la Guardia Civil para detener a los tres agresores, que causaron importantes destrozos en la sede de la Policía Local y contusiones al agente.Tras tomarles declaración, el juez puso en libertad ayer a los dos hermanos de Antonio Pérez López, Miguel y Francisco José. Fuentes de la Policía Municipal de l'Escala señalaron ayer que Antonio, el mayor de los hermanos -que iban acompañados por una hermana de 15 años-, tiene antecedentes penales por robo y amenazas.

El policía y los guardias civiles tuvieron que usar aerosoles antidisturbios y porras para reducir a los agresores, que, según indicó un miembro de la Guardia Urbana, "estaban muy exaltados". Los jóvenes fueron detenidos acusados de agresión, destrozos y desacato a la autoridad.

Los hechos sucedieron hacia las 6.30 del día 1, cuando los cuatro hermanos Pérez López celebraban la llegada del Año Nuevo en el bar La Nata. Dos inmigrantes magrebíes entraron entonces en el local acompañados por una mujer. Los hermanos intentaron impedir que entrasen en el bar increpando con insultos a los magrebíes, a los que decían que se marcharan porque ellos "no podían estar ahí", según ha indicado un testigo del incidente.

Estado de embriaguez

Tras una discusión, los cuatro hermanos se levantaron de la mesa y se abalanzaron sobre los inmigrantes, iniciándose una pelea en la que no intervinieron las otro clientes del local. La encargada del bar La Nata ha manifestado que se negó a servir bebidas alcohólicas a los hermanos Pérez López. "Ya los conozco y veía cómo iban", dijo en referencia a su estado de embriaguez.Esta mujer llamó a la Policía Local cuando la disputa derivó en violencia física y, después de que los tres jóvenes destrozaran una parte del mobiliario y una vitrina de la barra, consiguió que los contendientes salieran a la calle. Los inmigrantes huyeron hacia las dependencias de la Policía Municipal, a unos 200 metros del bar, e intentaron refugiarse, pero el único agente que se encontraba de guardia a aquellas horas no logró contener a los cuatro hermanos aunque se enfrentó a ellos con la porra. Los hermanos golpearon al agente, que sufrió contusiones de diversa consideración, y rompieron cristales, puertas, ventanas y cables telefónicos.

Fue necesaria la intervención de una patrulla de la Guardia Civil, que había sido alertada por la encargada del bar, para reducir a los tres hermanos, que fueron detenidos. Los tres jóvenes pasaron el mismo día a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Figueres, mientras que la hermana que les acompañaba, que es menor de edad, fue puesta inmediatamente en libertad. Los inmigrantes tuvieron que ser atendidos por los servicios médicos del dispensario de l'Escala, aquejados de diversas contusiones y heridas leves.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de enero de 1993

Más información

  • Los jóvenes golpearon también a un policía municipal