Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad no autorizará obras en las excavaciones de la plaza de Oriente

La Comunidad de Madrid ha advertido que no autorizará que las obras de reforma de la plaza de Oriente se simultaneen con las excavaciones arqueológicas, como pretende el Ayuntamiento, porque las prospecciones carecerían de rigor científico. El director general de Patrimonio Cultural, Miguel Angel Castillo, señala que está de acuerdo con la ejecución de nuevas calas en la plaza, aunque considera que "no es una práctica usual excavar con máquinas un yacimiento arqueológicoEl gobierno municipal del Partido Popular pretende comenzar las obras de construción de un aparcamiento subterráneo para autocares y turismos a principios de 1993, junto con la continuación de la investigación del subsuelo. El Ayuntamiento, que ha aprobado una partida de 500 millones de pesetas para el estacionamiento, sigue las indicaciones del equipo de arqueólogos que dirige José Sánchez Messeguer para "excavar en extensión" la mitad sur de la plaza de Oriente, donde pueden encontrarse los restos de la Casa del Tesoro. Sánchez Messeguer no aprecia en su informe técnico ningún impedimento para simultanear las obras con los trabajos arqueológicos.

Miguel Ángel Castillo, por su parte, recomienda al Ayuntamiento que concluya las excavaciones antes de emprender actuaciones urbanísticas. Hasta el momento, los arqueólogos sólo han investigado una tercera parte de las calas previstas.

Paso inferior

La Comisión de Urbanismo ya ha dado los primeros pasos para la reforma de la plaza de Oriente al proponer la exposición pública del proyecto. El gobierno municipal pretende eximirlo de hasta 10 normas del Plan General de Madrid, sobre todo en lo relativo a la protección del patrimonio histórico-artístico y a las condiciones de higiene en los locales. Mañana, martes, el asunto será debatido por el pleno del Ayuntamiento.

El arquitecto Miguel de Oriol plantea cerrar al tráfico el entorno del Palacio Real mediante la construcción de un paso inferior en la calle de Bailén y de dos plantas de aparcamientos subterráneos.

En el primer nivel, situado seis metros bajo tierra, se proyecta instalar 95 dársenas para el estacionamiento de autocares y 4.000 metros cuadrados de uso comercial. En el segundo nivel, a 10 metros de profundidad, se habilitarán 700 plazas de aparcamientos para turismos. Oriol también quiere mantener el actual trazado de los jardines de la plaza de Oriente, que data de 1940, y recuperar el alineamiento del grupo de estatuas de reyes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de diciembre de 1992