Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL FUTURO DE EUROPA

El plan reactivador de la CE queda , en un modesto paquete de créditos

P.M.La Iniciativa de Crecimiento económico patrocinada por la Comisión Europea y asumida por la presidencia británica ha quedado, en cifras, en un modesto paquete de créditos que tendrá que gestionar el Banco Europeo de Inversiones (BEI). La Comisión Europea cuantificó en 65.000 millones de ecus, o el presupuesto comunitario de todo un año, la inyección de fondos que sería necesaria para ayudar a las economías de los Doce a salir de la crisis. Los diarios Financial Times e International Herald Tribune se hicieron eco de la propuesta hasta calificarla de big bang para salir de la recesión. Ayer, el director general del Tesoro español, Manuel Conthe, reconoció que "no es ningún New Deal, pero es una ayuda".

La ayuda se compone de dos partes. Una destinada a las pequeñas y medianas empresas que tengan proyectos de creación de empleo y otra para financiar inversiones en infraestructuras europeas. Los ministros de Economía ultimaron ayer el proyecto, y ambas suman 11.000 millones de ecus (154.000 millones de pesetas) en futuros créditos, pero con un desembolso anual de sólo 100 millones de ecus (1.400 millones de pesetas).

Esta muestra de ingeniería financiera para no aumentar el déficit tiene una explicación: las pequeñas empresas podrían garantizar los préstamos que soliciten (por un importe máximo de 6.000 millones de ecus) gracias al Fondo Europeo de Inversiones, que se crea al efecto y que estará dotado con 2.000 millones de ecus, pero de estos últimos sólo hay que desembolsar la quinta parte, es decir, 400 millones, repartidos en cuatro años.

Las empresas con proyectos de infraestructuras y que cuenten con el respaldo de su país de origen (dentro de los Doce) podrán beneficiarse de la segunda vía, que es una ventanilla de créditos a interés preferencial con posibilidad de gestionar 5.000 millones de ecus en préstamos de aquí a 1994. Los préstamos tendrán el aval de la máxima calificación en los mercados que tiene la Comisión: saldrán más baratos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de diciembre de 1992