Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Como un paquete"

Amargura, estupefacción, resignación y hasta alivio son los sentimientos que manifiestan los 100 rumanos devueltos a última hora del viernes por Alemania a su país de origen, según un acuerdo establecido con las autoridades de Bucarest. Algunos han regresado voluntariamente por temor a los ataques xenófobos.La mayoría de los repatriados asegura haber entrado legalmente en Alemania. Una vez allí algunos pidieron asilo político, mientras otros trabajaban con contrato o en la economía sumergida. "La policía me detuvo sin ninguna explicación y me metió como un paquete en este avión", dice Ilie Nicolea, un ingeniero de minas con contrato hasta el próximo abril. "No he robado, nunca he tenido problemas con la policía y hasta he pagado mis impuestos", agrega Marcu Gabriel, que trabajaba como albañil. "Es inexplicable lo que me ha pasado".

Otros han optado por regresar a su país de forma voluntaria "antes que sufrir la vergüenza de ser expulsados", como dice Dan, o para librarse del temor "a un ataque de los grupos nazis", según Vasilie, todavía sobrecogido "por la impresión de las horribles imágenes de violencia contra emigrantes que ha mostrado la televisión".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de noviembre de 1992