Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solana ahoga por imponer un embargo marítimo a la nueva Yugoslavia

El ministro de Asuntos Exteriores, Javier Solana, se pronunció ayer a favor de imponer un embargo marítimo a la nueva Yugoslavia (Serbia y Montenegro) similar al que padeció Irak durante la crisis del golfo Pérsico. Los buques de la OTAN y de la Unión de Europa Occidental que vigilan actualmente la costa montenegrina no pueden interceptar ni registrar los barcos sospechosos de violar el embargo."Soy consciente de que no se está cumpliendo el embargo y si es necesario endurecer las medidas para que se respete se endurecerán", afirmó Solana en el curso de una conferencia de prensa. A continuación evocó la posibilidad de que los buques occidentales que patrullan en el Adriático, entre ellos uno español, "inspeccionen los cargueros" en lugar de "limitarse a tomar nota" de su paso. Para poder actuar de forma más contundente es necesario, reconoció el ministro, "modificar" la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que autoriza la vigilancia marítima.

Solana respondió así a la petición de los dos copresidentes de la conferencia sobre la antigua Yugoslavia, Cyrus Vance y David Owen, y por Sadako Ogata, alto comisionado de Naciones Unidas para los refugiados, de que la ONU refuerce el embargo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de noviembre de 1992