Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Militares

Desde luego ha mejorado mucho la opinión que los ciudadanos de este país tienen sobre los militares, desde aquellos meses terribles en torno al 23-F, cuando una se tropezaba en la calle con un oficial y te entraban ganas de pedir socorro. Ya no se les teme ni se les considera el enemigo, lo cual es justo y necesario. Pero vengo leyendo últimamente unas noticias que se refieren al Ejército, o al Ministerio de Defensa, que me resultan un poco espeluznantes.Me refiero a la ya vieja historia de las novatadas de la mili, por ejemplo, y también a esa costumbre bárbara e inhumana que consiste en echar de sus casas a las viudas de los guardias civiles. Este último asunto saltó a la prensa a raíz de un intento concreto de desalojo que fue impedido por los vecinos. Se publicó la noticia y se armó cierto revuelo, pero a las pocas semanas, en cuanto que el tema se enfrió, el Ministerio de Defensa echó a la anciana de su casa. Y hay una última noticia, en fin, de la que me acabo de enterar gracias a una interpelación de Izquierda Unida. Por lo visto el Ministerio de Defensa considera "una mancha en el expediente" el haber sido militar de la República, esto es, fiel a la legalidad y no golpista; y esa "mancha" impide obtener a los republicanos las condecoraciones habituales entre los veteranos. Además, los militares de la República tienen un carnet distinto y no disfrutan del descuento de Renfe ni de los economatos, residencias y farmacias militares.

Lo peor, con todo, no son estas injusticias evidentes, sino la impunidad y el desplante con que persisten en la tropelía. Esto es: lo verdaderamente grave no son las bestiales novatadas de la mili, sino que un tribunal militar absuelva tranquilamente a los culpables. Les aseguro que estoy deseando poder respetar y admirar al estamento militar. No me lo pongan muy difícil.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción