Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La DEA exigió a Venezuela que entregara a los Cuntreras, según la prensa italiana

La justicia italiana decidió el lunes mantener la detención de los hermanos Paolo y Gaspare Cuntrera, entregados el domingo por Venezuela a pesar de que contra ellos no pesaban acusaciones en Italia. Ahora, estos dos hermanos ya están acusados de asociación mafiosa y tráfico de drogas. Sobre Pasquale, el tercer Cuntrera, capo de la familia conocida como Cuntrera-Caruana, pendían desde 1984 acusaciones similares a éstas. La prensa italiana asegura que la agencia antidrogas norteamericana (DEA) amenazó a Venezuela con "una incursión militar" sobre Caracas si no se entregaba a los tres mafiosos.

De dicha amenaza, según las mismas fuentes, da cuenta un informe de la Criminalpol italiana, que es uno de los elementos acusatorios manejados por los jueces italianos, junto a las declaraciones del policía venezolano que detuvo a los hermanos en Caracas y a las de un agente, de la DEA que se infiltró en la organización de los Cuntrera-Caruana en la ciudad de Miami.Se da la circunstancia de que los tres hermanos Cuntrera tienen nacionalidad canadiense, dato que- sus abogados han manejado para calificar de "secuestro" su expulsión sumaria de Venezuela, según un procedimiento de seguridad pública.

Bien conectados social y políticamente en la capital venezolana, hasta el punto de que el ex presidente Luis Herrera Campins haya salido indirectamente al paso de las noticias que le identifican como testigo de boda de una joven Caruana. Los Cuntrera, los mafiosos de mayor nivel apresados por Italia durante las últimas semanas, habrían acumulado un patrimonio valorado, a la baja, en 1989 en unos 500 millones de dólares (entonces, más de 50.000 millones de pesetas).

A través de 15 grandes sociedades, los Cuntrera regentaban una gran cantidad de negocios, como hoteles, restaurantes, concesionarias de automóvil e incluso una empresa especializada en la comercialización de barnices que fue utilizada para summistrar a los carteles colombianos de la droga grandes cantidades de los componentes químicos utilizados en la fabricación de la cocaína.

Entre el material requisado tras su detención en su lujosa residencia de Caracas figuraban líneas de crédito por valor de cuatro millones de dólares y los documentos acreditativos de compras de material bélico y de construcción por valor de 22 millones de dólares en la antigua Unión Soviética. También se les requisó documentación referente a 70 cuentas bancarias abiertas por la familia sólamente en Caracas, junto a más de dos millones de dólares en efectivo y armas. Los investigadores esperan sacar ahora más información de los ordenadores aprehendidos en sus oficinas.

Millones de dólares

La policía italiana, que intensificó su seguimiento de los Cuntrera-Caruana a partir de 1984, cuando el arrepentido Tommaso Buscetta expuso al juez Giovanni Falcone la importancia de esta familia para la Mafia, ya había comprobado, por su parte, que, en los cuatro años posteriores a 1980, los Cuntrera había movido unos 90 millones de dólares sólo en Suiza (unos 9.000 millones de pesetas). Pero estos sicilianos utilizaban igualmente las islas Caimás y otros paraísos fiscales del Caribe.La familia había creado canales igualmente útiles tanto para el tráfico de dinero negro como para el de la heroína y la cocaína, y había forjado un importante patrimonio inmobiliario, distribuido por todo el mundo, que en 1984 fue valorado en unos 5.000 millones de pesetas. Siempre a la baja, por las dificultades que presenta la identificación de este tipo de personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de septiembre de 1992

Más información

  • Los 'capos', acusados en Roma de mafiosos y narcotraficantes