Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Frescura

Emilio Romero, director durante muchos años del diario Pueblo, órgano de los sindicatos oficiales de la dictadura, afirmó, con la frescura que en él es habitual y por el que siento respetoPasa a la página siguiente

Viene de la página anterior

por su edad, el día 27 de agosto último, en el curso que sobre Franco tuvo lugar dicho día en El Escorial, que "en el franquismo, hubo prensa pluralista", se gún informaba EL PAÍS del día 28 de agosto. Al parecer, argumentó para justificar tamaño disparate que el Régimen se constituyó en base a familias políticas "claramente diferenciadas". Lo que no dijo es que las familias que citó fueron las que integraron el Movimiento Nacional, es decir, el partido único de la dictadura, y, por tan to, los órganos de expresión de las mismas, al margen de la prensa oficial, hacían el juego al poder establecido.

Este periodista, "testigo de la historia" y "observador impar cial de la misma", como gusta llamarse, silenció que las familias de la otra "media" España se en contraban huérfanas de órganos de expresión, porque las libertades fundamentales estaban suprimidas.

Por supuesto que hubo periodistas honestos y hábiles para sortear la tremenda censura existente, como Luis Apostua, Augusto Assía y muy pocos más informándonos en cuatro o cinco líneas de sus crónicas de lo que sucedía realmente, tanto en el interior como en el exterior. Supongo que el señor Romero recordará lo que denominábamos los españoles "leer entre líneas". Emilio Romero, el periodista preferido del dictador, según el señor Lara, el editor, que en una emisión de Radiotelevisión Española así se lo recordó, es el periodista menos indicado para afirmar la existencia de la libertad de información durante la dictadura. Las hemerotecas están ahí. Fácil es comprobar lo que dijo y escribió Emilio Romero durante varias décadas sobre la democracia, la libertad y los derechos fundamentales de las personas. De todas. No de una sola parte-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de septiembre de 1992