Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Teatro de la Bastilla de París se hace responsable del accidente de La Maestranza

18 de los 41 heridos en el percance permanecen hospitalizados en Sevilla

La dirección del Teatro de la Bastilla de París asumió ayer la responsabilidad absoluta del accidente que costó la vida a una cantante del coro y heridas de distinta consideración a otras 41 personas en el teatro de la Maestranza de Sevilla, según informó la Sociedad Estatal Expo 92. Técnicos de la compañía francesa y del teatro sevillano inspeccionaron ayer el lugar del siniestro -ocurrido el jueves durante un ensayo de la ópera Otello, al desplomarse una plataforma del decorado-, mientras que los responsables del montaje prestaban declaración ante el juzgado de guardia de Sevilla.

Al cierre de esta edición, 18 personas, en su mayoría integrantes del coro de la compañía del Teatro de la Bastilla, continuaban ingresadas en cuatro hospitales. Cuatro de ellos, en estado muy grave, se encontraban en unidades de cuidados intensivos.La paciente más grave es Rolande Briens, de 52 años, que presenta traumatismo torácico grave, fractura de pelvis, contusiones pulmonares y otras lesiones. Según fuentes hospitalarias, su evolución es "muy preocupante". Un bombero que ayudó en las tareas de rescate declaró ayer que algunas de las heridas que presentaban los accidentados habían sido producidas por los hierros de la estructura del decorado, que se desplomó. El cuerpo de la fallecida era, según este testigo, irreconocible: "Tenía hierros clavados por todo el cuerpo", afirmó.

Los otros heridos graves son Daniel Courmont, de 58 años y Raul Rouvieres, de 30, ingresados en el Virgen del Rocío, y Robert Catania, de 37 años, ingresado en el hospital de Valme.

A las ocho de la tarde de ayer, el ministro de Justicia francés, Michel Vauzelle, y el titular de Relaciones con las Cortes, Virgillo Zapatero, visitaron a los accidentados que permanecen ingresados en cuatro centros hospitalarios de Sevilla. Ninguno quiso hacer declaraciones.

Según el consulado francés, el cadáver de la cantante fallecida en el accidente, la francesa Annick Josette Luce-Tafferi, de 39 años, iba a ser repatriado a última hora de la tarde de ayer o a primera hora de la mañana de hoy a Francia, después de serle practicada la autopsia.

Parte del elenco del Teatro de La Bastilla de París permanecía ayer en el hotel Meliá de Sevilla, donde instalaron una pequeña oficina para atender las numerosas llamadas de familiares que se interesaban por la identidad y el estado de los heridos. Tanto el consulado, como las oficinas de la compañía francesa en París y el pabellón de Francia en la Expo mantuvieron ayer un mutismo absoluto sobre los pormenores de lo ocurrido.

Sólo un escueto comunicado público de la sede parisina del Teatro de La Bastilla agradeció a la Expo "la eficacia de los servicios de auxilio".

El accidente ocurrió alrededor de las ocho y media de la tarde del jueves, durante el ensayo del primer acto de la ópera Otello, de Glusseppe Verdi, que iba a ser representada el próximo domingo y martes. Inesperadamente, parte de una plataforma situada a unos seis metros de altura, por la que bajaban en ese momento una veintena de cantantes del coro, cayó sobre el escenario en el que se encontraba el resto de los intérpretes. Según varios testigos presenciales, sobre el escenario había entre 60 y 100 personas.

Uno de los testigos, que presenció el percance desde el patio de butacas, manifestó que el decorado -cuyo centro es un plato giratorio que se mueve durante la representación- era demasiado grande para el tamaño del escenario de La Maestranza.

Desde primeras horas de la mañana de ayer, el juez de Instrucción número 10 de Sevilla, Andrés Palacios, tomó declaración a los máximos responsables del teatro de La Maestranza y de la compañía de La Bastilla.

Entre otros, acudieron al juzgado el gerente de La Maestranza, Carlos Valverde, el director artístico, Lluís Andreu -quien se negó a hacer declaraciones a la prensa- y el director técnico, Francisco Fontanals. Por la parte francesa, prestaron declaración miembros del equipo técnico de la compañía, que se negaron a hacer comentarios sobre el accidente: "Todo el mundo sabe lo que ha pasado. No hay nada que decir", afirmó uno de los escenógrafos.

Según Francisco Fontanals, la dirección técnica del Teatro de La Bastilla se declaró ante el juez totalmente responsable de lo ocurrido. El reconocimiento de esa responsabilidad por parte de la compañía francesa fue confirma do por la Expo 92 y por el arquitecto que diseñó el teatro, Aurelio del Pozo.

"Michel Deubois, director técnico de la producción, me dijo la noche del accidente: éste es mi Problema", aseguró Del Pozo. El arquitecto se mostró convencido de que el accidente no tuvo nada que ver con el tamaño del escenario. "Lo único que ha ocurrido es que unas personas que estaban a determinada altura se han caído al ceder la plataforma sobre la que estaban subidas a causa, quizá, de un problema de descompensación de peso", dijo del Pozo.

El plato giratorio

"Ningún teatro tiene el mismo tamaño, y todos los montajes hay que adaptarlos al escenario al que se llevan. La Bastilla ha traído el mismo plato giratorio que instala en su teatro, de 18 metros de diámetro, porque cabe perfectamente en el escenario de La Maestranza, pero no sé si han tenido que hacer otros retoques para adaptar el resto del decorado", concluyó.

Hace año y medio, cuando se estrenó esta ópera en París, Petrica lonesco, responsable del espectáculo, declaró a este periódico que el montaje difícilmente podía ser sacado de La Bastilla por la complejidad técnica de la escenografía. Las representaciones de Sevilla iban a ser las primeras en las que la ópera de París sacaba de su teatro de La Bastilla esta versión de Otello.

El escenario de La Maestranza tiene una superficie de 800 metros cuadrados (40x20). Uno de los técnicos franceses dijo ayer que se comenzó a montar el escenario el lunes y se finalizó el miércoles, con la colaboración de profesionales españoles.

El delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Garrido, manifestó que "no ha existido precipitación en la instalación del montaje", informa Ritama Muñoz-Rojas. El accidente no tiene nada que ver con el hecho de que haya muchos espectáculos consecutivos" en La Maestranza. "Lo que se ha producido es un accidente, ha sido mala suerte", dijo Garrido que añadió que la programación lírica del teatro sevillano se reanudará el día 24. "Hasta entonces hay tiempo suficiente para hacer una investigación en el escenario".

La Expo 92 devolverá a partir del lunes el importe de las localidades vendidas para las representaciones de Otello que han quedado suspendidas.

El fantasma de Otelo

El tenor madrileño Plácido Domingo se ha quedado sin encarnar este verano, en la Sevilla de la Exposición, a su alter ego operístico, Otelo, el celoso príncipe moro de Shakespeare.Domingo llegó a Sevilla en avión privado desde Alemania en la misma noche del jueves, poco después de enterarse del accidente que había provocado la muerte de una compañera de escenario y la suspensión de las representaciones sevillanas del Otello de Verdi. Nada más pisar tierra, el tenor acudió a los hospitales donde se encontraban los heridos. No tuvo ánimos para ver el lugar del siniestro.

Desbordado por las continuas llamadas de los informadores, el tenor español, asesor lírico de la Expo, decidió desaparecer en la ciudad del Guadalquivir. Antes declaró a la cadena SER: "Las desgracias suceden. Es una cuestión de destino. La vida es así. Ayúdennos a estar serenos".

Mientras, en la isla de La Cartuja, los responsables de la Expo ejercitaban su formación diplomática: "Estamos a disposición del pabellón de Francia para lo que quiera disponer, porque no sería correcto tomar nosotros el protagonismo de la noticia".

En el pabellón galo, la bandera tricolor ondeaba a media asta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de julio de 1992

Más información