Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer hombre al que se trasplanta el hígado de un mandril se recupera

Un hombre de 35 años, la primera persona a la que se ha trasplantado el hígado de un mandril, se encuentra en estado crítico pero estable, según han informado los médicos de la Universidad de Pittsburgh (EE UU) que han realizado la intervención. Si el paciente evoluciona satisfactoriamente sería la primera vez que se logra superar el rechazo de un trasplante de órganos entre animales y seres humanos.

El estado del paciente, cuya identidad no se ha dado a conocer, es similar al que tendría si el órgano trasplantado procediese de una persona. Está consciente y se comunica con los médicos por señas, puesto que está sometido a respiración asistida. Aunque la crisis de rechazo puede suceder en cualquier momento, el riesgo en las primeras horas tras la operación es menor que a los pocos días o semanas.El hígado del mandril tiene aproximadamente el tamaño del de un chico de 13 años, pero los especialistas esperan que crezca hasta alcanzar el tamaño necesario para el cuerpo de un hombre adulto. Por el momento, el hígado del animal funciona correctamente en el cuerpo del paciente.

Se han hecho ya más de 30 intentos de trasplantes interespecies de este tipo utilizando diversos animales. El último intento en Estados Unidos se hizo en 1984, cuando se trasplantó el corazón de un mandril a una niña que murió a los 20 días de la operación. A pesar de los fracasos anteriores, Thomas E. StarzI, el especialista que ha dirigido el equipo de Pittsburgh, ha declarado que, basándose en la evolución positiva del paciente y la intensa investigación previa, "nuestras posibilidades de éxito son realmente muy buenas". La utilización de nuevos fármacos antirrechazo es una baza importante de los médicos en este nuevo intento.

Antes de la operación, los médicos han hecho cientos de experimentos en animales. "Hay que evitar una incompatibilidad en que las proteínas del mandril no son aceptadas por el cuerpo humano", ha explicado Starzl. El equipo ha marcado cuatro semanas como plazo para determinar el éxito de la intervención.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de julio de 1992

Más información

  • Los médicos de EE UU confían en los nuevos fármacos antirrechazo