La Expo estrena 'Peer Gynt' con dirección de Ingmar Bergman

La obra está interpretada por Börje Ahlstedt y Bibi Andersson

El Kungliga Dramatiska Teatern de Estocolmo, el bicentenario teatro nacional sueco, fundado en 1788 por el rey Gustavo III a imagen y semejanza de la Comédie Française, representa a partir de hoy y hasta el día 18 en Sevilla en el teatro Lope de Vega, dentro de la programación de teatro clásico de la Expo, Peer Gynt, de Henrik lbsen, dirigido por Ingmar Bergman.

Es ésta la quinta ocasión en menos de 10 años que el Dramaten se presenta en un teatro español con un montaje de Bergman. La primera fue en Barcelona, en 1985, durante la celebración del Congrés Internacional de Teatre, en la que el Dramaten estrenó Rey Lear, de Shakespeare, con dirección de Bergman. Era también la primera vez Dramaten visitaba la Península. Luego volvería con La señorita Julia, de Strindberg, estrenada en el teatro Español de Madrid la noche -la misma noche en que fue asesinado Olof Palme- del 28 de febrero de 1986; Largo viaje hacia la noche, de O'Neill (Barcelona, 1989), y Casa de muñecas, de lbsen (Madrid y Barcelona), todas ellas dirigidas por Bergman.

Peer Gynt se estrenó en abril de 1991 en el Malarsalen -una de las seis salas del Dramaten, con un aforo de 300 localidades-, para luego, debido al éxito de crítica y público, pasar a la Stora -la sala mayor del Dramaten, con 800 localidades-. Era la segunda vez que Bergman dirigía el poema dramático de lbsen en su país. Su primer montaje de Peer Gynt fue en marzo de 1957, a raíz de ser nombrado director del teatro municipal de Malmö. Bergman contaba a la sazón 38 años. El año anterior, el director sueco había estrenado su filme El séptimo sello, que supondría el lanzamiento estelar del actor Max von Sydow, un actor de 28 años, conocido y estimado por sus interpretaciones shakespearianas en la escena sueca.

Triunfo sonoro

El Peer Gynt de Malmö, un Peer Gynt antirromántico, decididamente iconoclasta, que prescindía de la música de Grieg, con cinco horas de duración -algo inusual en aquellos años-, fue uno de los triunfos más sonoros del joven Bergman, joven y siempre escandaloso, discutido Bergman. Ahora, transcurridos 34 años de aquel célebre montaje, un Bergman de 73 años de edad vuelve a montar el poema de Ibsen. Börje Ahlstedt (actor del Dramaten desde 1965 y uno de los principales intérpretes del filme de Bergman Fanny y Alexander) es Peer Gynt. Bibi Andersson, la emblemática actriz sueca, es Ase, y Lena Endre, una joven actriz que se incorporó al Dramaten en 1986, es Solveïg, siendo éste su primer trabajo con Bergman.

En total son cerca de 50 intérpretes en un montaje de tres horas y media de duración (texto sueco de Lars Forssell, con traducción simultánea al español), dividido en tres actos: Sagas y sueños, En el extranjero y Regreso a casa. Bergman ha cortado decidida e inteligentemente el texto (cinco actos) de Ibsen con dos intermedios.

Es la primera vez, desde el regreso de Bergman a Suecia, en 1984, después de su exilio fiscal en Alemania, que la crítica sueca se pone mínimamente de rodillas ante el talento del maestro (el público nunca dejó de besar religiosamente los escenarios donde traba a su ídolo). El Peer Gynt de Bergman es, según dicen, el no va más.

Tove Ellefsen, crítico dramático del Dagens Nyheter, escribe: "Hay que llevar el pañuelo, ése es mi consejo: aunque sea para llorar de risa. Nunca he visto una puesta en escena de Bergman tan pletórica, tan rica en fantasía, tan joven, libre e insolente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 14 de junio de 1992.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50