Explosiones y disparos en el tercer día del asedio al penal peruano de Canto Grande

ENVIADO ESPECIAL, Explosiones y disparos de armas automáticas se escucharon en varias ocasiones a lo largo del viernes, tercer día de sitio del pabellón del penal de Canto Grande, donde unos 600 presos de la organización maoista Sendero Luminoso se han atrincherado para hacer frente a un intento de trasladado a otra cárcel. En la madrugada de ayer, Sendero Luminoso atacó con un coche bomba una comisaría del puerto de El Callao, al lado de Lima, y fracasó en otro intento de volar un puesto policial no lejos de Canto Grande.

En las primeras horas de la mañana de ayer (tarde en España) continuaba la guerra de nervios, la tensión y la incertidumbre en tomo al penal de Canto Grande. A última hora de la noche del viernes (mañana del sábado en España), los policías dispersaron con gases lacrimógenos a los periodistas que esperaban en las cercanías de Canto Grande y se advirtió la llegada de varios camiones con efectivos militares. Fuerzas de seguridad alejaron a los familiares de los presos, que permanecen día y noche en el lugar. Todo parecía indicar que en la oscuridad de la noche podría producirse un nuevo intento de desalojo de los presos.Durante todo el viernes circularon rumores de que los presos aceptarían salir con garantías y bajo la supervisión de la Cruz Roja y organismos de derechos humanos, pero las explosiones esporádicas y el tableteo de armas automáticas desmintieron esta posibilidad. Toda la jornada del viernes se caracterizó por una auténtica guerra psicológica entre policías y militares sitiadores y los senderistas sitiados. A los cánticos revolucionarios de los senderistas respondieron las fuerzas de seguridad con altavoces que emitían marchas militares. Los policías consiguieron saltar hasta el techo del pabellón 4B, donde se encuentran encerrados los presos, y retiraron una pancarta contra Ias Fuerzas Armadas genocidas".

No existe una cifra exacta de los presos que se encuentran en el pabellón. Los Abogados Democráticos, organización próxima a Sendero que se encarga de su defensa legal, dieron el número de 366 hombres y 132 mujeres.

En términos dramáticos, madres de los presos denunciaron en un hotel de Lima ante un grupo de periodistas la falta de información y la incertidumbre sobre el destino de sus hijos. Los abogados aseguran que casi la totalidad de los presos son sólo preventivos y muy pocos cumplen condena en firme.

El presidente Alberto Fujimori abordó por primera vez a lá situación del penal en un discurso ante policías que finalizaban sus estudios, antes quienes ratificó la intención de su Gobierno de impedir que las cárceles "sigan sirviendo de escuela de adoctrinamiento".

En la madrugada de ayer, mientras, Sendero Luminoso lanzó una ofensiva con coches bomba en diferentes puntos de Lima y El Callao. En este puerto, el atentado contra una comisaría hirió a dos policías y destrozó una iglesia vecina, donde un sacerdote también resultó herido. En el barrio de Zárate, cerca de Canto Grande, los policías pudieron repeler a tiros a un comando senderista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 09 de mayo de 1992.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50