Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jefe guerrillero afgano Masud exima a los políticos de la resistencia islámica un acuerdo inmediato

El comandante Ahmed Sha Masud lanzó ayer un ultimátum a los jefes políticos de la guerrilla afgana para que en el plazo de "uno o dos días" alcancen un acuerdo sobre el establecimiento de un Gobierno muyahidin. Masud, conocido como el León de Panshir y el hombre que ha acelerado la caída del régimen de Mohamed Najibulá, indicó que si antes del jueves no se ha llegado a una solución política, él pedirá a los "numerosos comandantes" que le apoyan que sean ellos los que decidan sobre la composición del Gobierno.

El presidente en funciones de Afganistán Adbul Rahini Hatif, anunció. ayer que está dispuesto a entregar el poder a los muyaidin que cercan Kabul tan pronto como éstos lleguen a un acuerdo sobre que tipo de Gobierno que quieren establecer. "Nuestro principal objetivo es lograr una transferencia pacífica del poder", declaro Hatif, que se encuentra al frente del complicado destino afgano desde que el jueves pasado fue derrocado Najibulá.Sin embargo, nada parece estar más lejano del futuro inmediato de Mganistán que un acuerdo entre las diferentes fuerzas guerrilleras. De hecho, ayer mismo los muyaidin leales al radical Gulbudin Hekmatiar declararon en Peshawar (Pakistán), donde están las bases de siete grupos guerrilleros, que se oponen a iniciar conversaciones para la elección de un consejo de Gobierno neutral.

Un portavoz de Hezbi Islam¡, que dirige Hekmatiar, indicó que sólo están dispuestos a elegir un consejo si se les garantiza una participación que refleje su fuerza militar. Hezbi Islami es el partido mejor configurado como tal en Afganistán y supone una gran fuerza política, sin que ello se corresponsa con similtar fuerza militar.

Hekmatiar, encolerizado que Masud, de Jamiat Islami, ha amenazado con tomar Kabul por la fuerza si no se ha rendido antes del domingo próximo. Este integrista islámico nacionalista no perdona a Masud el haberse aliado con las milicias disidentes del régimen de Najibulá.

Rendición total de Kabul

"Ahora está claro que Masud ha realizado una coalición con el Gobierno comunista" declaró el portavoz de Hezbi Islami, Nawab Salim, quien, consideró las conversaciones una pérdida de tiempo. Según Salim, el objetivo básico de su partido es la "rendición total" de Kabul. Hekmatiar, de 38 años, considera que no será posible ningún acuerdo para elegir un consejo neutral o formar Gobierno si no se tiene en cuenta a su partido, que dirige una de las guerrillas más fuertes, y mejor equipadas y disciplinadas de Afganistán. Las fuerzas de Hezbi Islami se encuentran ahora concentradas al sur de Kabul.

"En estos momentos nos estamos jugando el destino de nuestra nación, y si Hezbi Islami no participa corre el peligro de verse aislado", señaló Masud Jalili, portavoz y consejero de Jamiat, el partido que dirige Burhanudin Rabani, a pesar de que su figura más conocida es el comandante Mashud. "Aquellos que no participen ahora estarán políticamente muertos, porque no pueden ir contra la voluntad de nuestro pueblo", añadió Jalili.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de abril de 1992

Más información

  • El presidente en funciones de Afganistán anuncia que está dispuesto a dejar el poder