Los demonios de un director

Manuel Gutiérrez Aragón (Torrelavega, Cantabria, 1942) es uno de los pocos cineastas españoles (10 largometrajes más El Quijote) con universo propio y, por tanto, creador de un cine personal, sin concesiones. Ni siquiera en El Quijote que ha dirigido para TVE ha dejado de lado su toque habitual de constructor de realidades llenas de paradojas y hasta demonios físicos o simbólicos: el franquismo, la guerrilla, la extrema derecha en la transición... Demonios en el Jardin, demonios en el restaurante -¿no era eso también La mitad del cielo?-, y ahora en Morirás de otra cosa, su debú teatral, da toda la impresión de querer hablamos, en el fondo, de los demonios de la gran ciudad. Debe ser porque, como todo el mundo sabe, exorcizar los demonios es sacarlos fuera.Gutiérrez Aragón anuncia que habrá una segunda parte de El Quijote, también dirigida por él, aunque todavía sin fecha de comienzo de rodaje. "Televisión Española ya ha dicho que sí. Mi intención es que sean cuatro capítulos. Pero quien tiene la palabra es García Candau [director de RTVE]", explica. "Lo que más me atrae de la segunda parte es que Don Quijote es consciente de ser un personaje literario, y hasta le voy a situar visitando una imprenta donde están imprimiendo sus andanzas", dice con satisfacción.

Más información
Manuel Gutiérrez Aragón retrata la jungla urbana de Madrid en su debú teatral

Al cine, en 1993

Respecto a su vuelta al cine anuncia que será en 1993. "Tengo un compromiso para hacer una película a principios del año próximo, con guión mío que por ahora no tengo escrito", explica Gutiérrez Aragón. "Lo que me ha ocurrido, tras dos años de relación con El Quijote, es que me ha cambiado mis relaciones con el cine, porque yo era muy celoso en llevar a la pantalla historias escritas por mí. Paradójicamente, lo que he descubierto en esta historia es la tremenda libertad que te da trabajar con una adaptación. Ahora no me va a importar partir de textos ajenos a mí".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS