Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aplazado el debate de la nación para no coincidir con los comicios catalanes

El Gobierno ha decidido aplazar el debate anual sobre el estado de la nación hasta después de las elecciones autonómicas catalanas que se celebrarán el próximo día 15 de marzo, según manifestó ayer el ministro para las Relaciones con las Cortes, Virgilio Zapatero, tras la reunión que mantuvo la Junta de Portavoces del Congreso. El aplazamiento del debate responde a la intención del Gobierno de no entorpecer su curso con tentaciones electoralistas, según manifestaron ayer fuentes de La Moncloa.

El Gobierno satisface con ello la petición del portavoz del PP, Rodrigo Rato, que el lunes expresó su malestar por la coincidencia entre el debate y la campaña electoral catalana.El presidente del Gobierno, Felipe González, pretende centrar el debate sobre el estado de la nación casi exclusivamente en la convergencia económica con Europa y los problemas que plantea, según fuentes gubernamentales, que añadieron que "el tema tiene tal entidad que no interesa dispersarlo con otras cuestiones menores". El Ministerio de Economía trabaja durante estos días en el plan, que debe presentarlo al Gobierno la próxima semana.

Planteamiento concreto

El planteamiento casi monográfico que González trata de dar al debate supone una alteración de su tratamiento habitual, caracterizado por un repaso general a los temas que el Gobierno plantea para el año siguiente. En esta ocasión, el Ejecutivo "trata de acotar el espacio para que se debata sobre propuestas concretas", agregaron ayer dichas fuentes gubernamentales.Pero también los grandes objetivos políticos del Gobierno están casi limitados al plan de convergencia económica con Europa, si se tiene en cuenta que el pacto autonómico ya está prácticamente cerrado y el proceso de modernización de la Administración está aún en sus comienzos y su desarrollo va más allá, incluso, de la próxima legislatura.

Junto con el reto de la convergencia económica con Europa, González abrirá el debate sobre el déficit público, que preocupa tanto a miembros de su Gabinete como al PP, al haberse disparado considerablemente por encima de las previsiones presupuestarias. La lucha contra la inflación, que es uno de los presupuestos para la convergencia económica y monetaria con la CE, abre necesariamente ese debate.

Fuentes del Ministerio de Economía manifestaban recientemente (ver EL PAÍS del 9 de enero): "Hemos adquirido nos compromisos en materia social que sobrepasan el límite e lo que el aparato productivo de este país se puede permitir y, además, la Administración no es capaz de gestionar el gasto con eficacia".

A modo de ejemplo, estas fuentes señalaban que tanto en el subsidio de desempleo como en el terreno sanitario se habían disparado los gastos por la ausencia de controles suficientes por parte de los organismos de la Administración.

[El primer secretario de los, socialistas catalanes, Raimon Obiols, calificó ayer de "sensato y prudente" el retraso del debate sobre el estado de la nación. Se celebrará después de las elecciones catalanas, fijadas para el 15 de marzo. Respecto a estos comicios, Obiols señaló: "No afirmo una victoria de los socialistas, porque creo que es dificil"].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de febrero de 1992

Más información

  • González se centrará en la convergencia económica con Europa