Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El uso del clenbuterol es general y consentido, según la organización veterinaria

El presidente del Consejo General de Colegios Veterinarios de España, Antonio Borregón, denunció ayer la utilización masiva por parte de los productores ganaderos españoles de excipientes como el clenbuterol para el engorde artificial de las reses, con la connivencia de las autoridades gubernativas.

Borregón presidió ayer en Reus (Tarragona) la apertura de las primeras jornadas de Salud Pública de los Veterinarios Catalanes. Pese a que habían sido convocadas con anterioridad a las detenciones de fabricantes de clenbuterol y a las intoxicaciones detectadas en Cataluña, Baleares, Euskadi y Alicante, gran parte de las jornadas se dedicarán a analizar el empleo de excipientes en la alimentación del ganado. Conocedores del problema, la mayoría de veterinarios se inscribieron en las últimas semanas.En rueda de prensa, Antonio Borregón utilizó términos muy duros para calificar a los productores de ganado que se amparan en la connivencia de las administraciones central y autonómica, cuyos directivos toleran el uso clandestino de cleributerol y otros productos químicos. El presidente de los veterinarios españoles llegó a afirmar que casi el cien por cien de los ganaderos emplea este tipo de excipientes para engordar al vacuno, ya sea por la compra de cleributerol o por la importación ilegal desde países como Holanda y Francia.

Recetas farmacéuticas

A juicio de Antonio Borregón, la falta de obligatoriedad de las recetas farmacéuticas para adquirir productos veterinarios agudiza el problema, ante la existencia en el mercado de medicamentos para animales o personas que utilizan el cleributerol como componente. Por ejemplo, citó el Espiropent o el Ventolasi para los primeros, y el Espasmobronchal para los segundos, y se manifestó partidario de interrumpir temporalmente su venta."Si tenemos en cuenta que tan solo se necesita medio gramo de clenbuterol para una tonelada de pienso y el productor consigue unas 25.000 pesetas más por cada animal alimentado con este producto, no me extraña que todos los ganaderos lo utilicen", sentenció Borregón.

Para el presidente de los veterinarios, está suficientemente demostrada la relación de causa y efecto entre las 179 intoxicaciones detectadas en Cataluña y Baleares y el uso de clenbuterol para engordar el ganado. "Los ganaderos esta vez se han pasado", declaró, "porque se necesitan dosis muy altas de clenbuterol para provocar una intoxicación de estas características".

Si Borregón se mostró muy crítico con los ganaderos, más radical fue con las autoridades ministeriales y autonómicas de Agricultura y Sanidad, a quienes considera responsables y partícipes del empleo masivo de productos químicos para el engorde artificial de las reses. Borregón propuso la ayuda de los colegios veterinarios para erradicar el problema.

Así, la solución pasaría por la contratación de un veterinario para cada una de las explotaciones ganaderas, quien se encargaría del control exhaustivo del pienso y de la salud de las reses. Borregón puso como ejemplo las asociaciones para combatir la peste africana porcina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de febrero de 1992