Sólo tres coches diesel de cada mil pasaron en 1991 por la inspección obligatoria antihumos

La contaminación en el centro de la ciudad, y especialmente en invierno, es alta. El humo producido por el tráfico, con un parque de 1.500.000 vehículos, supone uno de los focos más infecciosos. Una norma de la concejalía de Medio Ambiente, vigente desde 1985, obliga a la revisión anual de los coches diesel, especialmente contaminantes. Esta norma prácticamente no se cumple. En 1991, de los 300.000 vehículos diesel matriculados en Madrid tan sólo 7.308 pasaron por los centros oficiales, de ellos, 955 turismos.

Más información

La Policía Municipal impuso en 1991 por el incumplimiento de esta norma sólo 2.015 multas.El Ayuntamiento asume un parque en Madrid de 1.500.000 vehículos. De ellos, 1.200.000 funcionando con gasolina y 300.000 llevan motores diesel. "Los días de más tráfico son precisamente en los que se registra mayor contaminación. El año pasado se demostró que la media más alta se observaba siempre los martes", explicó un responsable municipal.

Los coches, al margen de otras molestias, generan en la gran ciudad el 90% del monóxido de carbono, el 80% del óxido de nitrógeno -especialmente los diesel-, el 60% de las partículas en suspensión y el 10% del dióxido de azufre -también los diesel-.

Papel mojado

La concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, que actualmente preside Esperanza Aguirre, aprobó el 31 de octubre de 1985 una ordenanza municipal de protección del medio ambiente urbano.Esta ordenanza es papel mojado. Su capítulo tercero establece: "Todos los vehículos automóviles con motor diesel serán sometidos con carácter anual a inspección técnica para conocer su estado de funcionamiento, en lo que se refiere a la emisión de humos a la atmósfera, y adoptar en caso necesario las medidas correctoras oportunas". No se cumple.

El departamento municipal de Contaminación Atmosférica reconoce que en 1991, entre los dos centros oficiales de diagnosis de vehículos, uno situado en Villaverde y otro cerca de la plaza de Castilla, se realizaron 7.308 inspecciones. De éstas, 1.482 fueron a autobuses privados, 2.202 de vehículos de la EMT, 955 a turismos, 119 autotaxis y 2.550 a camionetas y furgonetas. Del total, 5.832 pasaron la prueba y 1.476 se quedaron pendientes.

Hay 200 talleres privados autorizados en donde se puede pasar esta inspección, pero el Ayuntamiento no se engaña en este terreno: "Sabemos que el automovilista llega, lo pide y le regalan el papel", asevera una fuente municipal.

La concejalía ha montado un plan de emergencia para recuperar y potenciar este servicio. Las promesas para 1992 son duplicar el número de citaciones obligatorias para vehículos diesel de 100 a 200 diarias; multiplicar por 10 las denuncias de apreciación visual de humo en la calle por la Policía Municipal, llegando como mínimo a 100; controlar a las empresas de transporte con una flota superior a 20 vehículos y reformar la ordenanza para incrementar la cuantía de las multas.

El Ayuntamiento envió el año pasado 14.713 notificaciones por contaminación con humos, de las que 4.648 fueron sanciones graves.

Hasta ahora las multas leves se cobraban a 2.500 pesetas; las graves, a 3.500, y las muy graves, a 5.000, con la posibilidad del precintado del coche. La reciente reforma de la ordenanza prevé un incremento de las multas hasta 5.000, 15.000 y 25.000 pesetas, respectivamente.

Medio Ambiente lamenta el penoso censo de vehículos entregado por la Dirección General de Tráfico. "En este censo estaban, además de los coches, motosierras y tractores", asegura

Por otra parte, esta agencia reclama mayor colaboración policial. La patrulla verde, creada para controlar estas infracciones, impuso en 1991 un total de 2.015 multas a coches por contaminar, de las que 482 eran graves.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción