Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La industria discográfica española salvó la crisis en 1991 gracias al compacto

El concierto de Carreras, Do¡mingo y Pavarotti fue el disco más vendido

En 1990, las ventas de discos, compactos y casetes en todo el mundo ascendió a 2,4 billones de pesetas, con un total de 2.896 millones de unidades vendidas. En 1991, se vendieron en España 54,5 millones de discos, casetes y compactos, por un valor de 65.280 millones de pesetas. La crisis de ventas de 1990 se ha superado, con el compacto como protagonista. El año pasado, el concierto grabado por José Carreras, Plácido Domingo y Luciano Pavarotti fue el gran triunfador en España, con 1.400.000 ejemplares vendidos, seguido por el dominicano Juan Luis Guerra, con 1.200.000 unidades.

"Efectivamente, el disco compacto ha salvado la industria discográfica española", afirma Carlos Grande, gerente de la Asociación Fonográfica y Videográfica Española (AFYVE), entidad que agrupa a 44 empresas discográficas que representan el 90% de la producción nacional. Según Carlos Grande, "el aumento de las ventas en 1991 se debe al disco compacto, que ha subido en el último año en nuestro país un 80%, mientras el elepé y la casete han bajado un 8,2% y un 1,6% respectivamente".

El mercado español se incorpora al sonido digital, aunque a menor ritmo que otros países. "Todavía no alcanzamos el nivel europeo, sin fijarnos en mercados tan digitales como el japonés [135 millones de compactos vendidos y sólo 600.000 elepés]", continúa Carlos Grande. "La venta de aparatos reproductores digitales en España no es aún muy elevada, y el elepé se resista a desaparecer".

La casete vence

Según datos proporcionados por AFYVE, en 1991, se vendieron en España 13,3 millones de compactos (el 24,4% del total de ventas discográficas), por 16,6 millones de elepés (30,5%) y 23,1 millones de casetes (42,5%). Como afirma Carlos Grande, el soporte analógico se resiste a desaparecer, aunque muchas grandes cadenas extranjeras ya no venden elepés y las cifras mundiales señalan ya que el disco compacto (770 millones de unidades vendidas en 1990) ha vencido al elepé (339 millones). La casete sigue en primer lugar (1.446 millones), aunque la inminente aparición de la DCC (Casete Compacta Digital), puede alterar el panorama.

"La DCC va a suponer para la industria el mismo empujón que significó el compacto. Desplazará a la casete como el compacto ha sustituido al vinilo, con una ventaja adicional: que los nuevos aparatos reproductores son compatibles con todas las casetes [analógicas y digitales]. La era analógica ha terminado".

En 1991, por primera vez una grabación clásica ha sido la triunfadora del año en España. El disco grabado por José Carreras, Plácido Domingo y Luciano Pavarotti consiguió vender 1.400.000 ejemplares, cantidad sólo superada por el Descanso dominical de Mecano. El dominicano Juan Luis Guerra, con sus discos Ójala que llueva café y Bachata rosa, le sigue con 1.200.000 unidades. ópera y salsa protagonizan un año en el que las recopilaciones y reediciones salvan el balance de muchas compañías, por la necesidad de hacer discoteca en sonido digital a través del compacto. La aparición de la DCC puede repetir el fenómeno en casete. Sin nuevos valores y tendencias que tiren del consumo, la música soporta la crisis por a las mejoras sonoras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de febrero de 1992