Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'Drácula' de Francis Ford Coppola recupera el mito literario original

Los protagonistas son Gary Oldman, Anthony Hopkins, Tom Waits y Winona Ryder

Rodeado de un considerable secreto, el cineasta estadounidense Francis Ford Coppola está ultimando en Los Ángeles el rodaje de su última película, Drácula, basada de forma directa en la novela del mismo título que escribió Bram Stoker en 1847. Según explicó ayer en Barcelona Kim Aubry, director técnico de los estudios de Coppola, American Zoetrope, "ésta es la versión cinematográfica más cercana a la novela de las que se han realizado hasta la fecha". El filme estará interpretado en sus principales papeles por Gary Oldman, Winona Ryder, Tom Waits, Anthony Hopkins, Cary Elwes y Keanu Reeves.

A cuatro semanas del final de un rodaje del que no han trascendido muchas informaciones según costumbre de Coppola, la película, cuyo título definitivo todavía no está decidido, estará lista en agosto y se estrenará en Estados Unidos en el mes de septiembre. El presupuesto del filme, que según Aubry no puede calificarse de superproducción, oscila entre los 30 y los 40 millones de dólares (entre 2.800 y 3.760 millones de pesetas) y la produce Columbia Pictures."Toda la película se está rodando en estudios, al estilo de lo que: se hacía en los años treinta y cuarenta", indica Aubry. "Normalmente, Copppla rueda siempre en localizaciones naturales pero en esta ocasión consideré que se necesitaba una escenografía más artística, más fantasiosa y para ello precisaba rodar en estudio".

Todo el conjunto tendrá un estilo gótico, con abundancia de escenas nocturnas y ambientación de luz de velas.

La versión de Coppola presenta a, un Drácula cercano al que describe Bram Stoker en su novela. "Es terrorífico y también tiene mucha sensualidad, hay sexy ", indica Aubry. Coppola quiere mantener en secreto el aspecto físico de su Drácula, "con la idea de que provoque un shock en el público"; en todo caso, "su apariencia no es la de un Bela Lugosi ni la de un Nosferatu". El guión ha sido realizado por Jim Hart, responsable también de la adaptación de Peter Pan, Hook, que ha realizado Steven Spielberg.

El papel del vampiro transilvano lo encarna el actor británico Gary Oldman (Ábrete de orejas, de Stephen Frears). La actriz estadounidense Winona Ryder, la estricta hija de Cher en Sirenas, será la dulce Mina Harker, que enamora al conde vampiro, El cantante y compositor Toni Waits, que ya ha participado en filmes de Coppola, es el lunático Renfield, y Anthony Hopkins cambia drásticamente la imagen de psiquiatra psicópata de en El silencio de los corderos por la del heroico profesor Van Helsing, el enemigo mortal de Drácula.

Las pruebas para seleccionar el reparto -en las que participó el actor español Antonio Banderas, aunque no fue elegido-, se realizaron en vídeo de alta definición, ya que Coppola experimenta habitualmente con las nuevas tecnologías para estudiar sus aplicaciones al cine.

Según Aubry -que este fin de semana participa en Barcelona en el I Encuentro entre creadores y tecnólogos del audiovisual que organiza el Instituto Europeo de la Imagen- desde el primer momento el director tenía claro que rodaría en el sistema convencional de 35 milímetros. "Rodamos en película química y después hacemos una copia directa del negativo en el sistema electrónico del vídeo", explica Aubry. "El montaje definitivo se realiza tomando como base el vídeo pero en película normal".

Coppola tampoco ha querido dejarse llevar por las posibilidades de la imagen electrónica en los efectos especiales. "El estilo de la película es naif y los efectos son parecidos a los tradicionales de hace años", dice Aubry.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de enero de 1992