Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA LEY DE SEGURIDAD, EN EL PARLAMENTO

Guerra: "Espero que Trillo se confiese"

El proyecto de Ley de Seguridad Ciudadana fue aprobado ayer en el Congreso de los Diputados con 187 votos a favor, 107 en contra y una abstención. Dieron su voto al polémico texto los grupos socialista, catalán y vasco, mientras PP, IU, CDS, EA y EE votaban en contra. El debate terminó al anochecer con una bronca a base de pateos y abucheos entre los grupos socialista y popular a propósito de la última intervención del ministro del Interior, José Luis Corcuera, y de una referencia de Federico Trillo a Alfonso Guerra. Antes, el PP había invocado el espíritu de Kafka, y Corcuera había dicho que a algunos las enciclopedias les sirven "para ponerse una en cada mano".

EL PAÍS Alfonso Guerra definió así la actitud de Federico Trillo: "El portavoz del PP ha salido a la tribuna profiriendo tres insultos contra mí. Ha hablado de difamador, de calumniador y de otra cosa que se le ha ocurrido. Y yo he dicho que eso no es moral. El PP ha querido hacer un final de este tipo, no sé si atendiendo a la disciplina del PP o a la segunda que tienen algunos de sus miembros, entre ellos el participante [en alusión a la afiliación en el Opus Dei]".

"Ha querido hacerlo así porque está en una posición muy difícil. Saben que su electorado está de acuerdo con esta ley, y que ellos, al estar en contra, están en una posición falsa. Han querido desfigurar insultando a los diputados y concretamente a un diputado que ni siquiera estaba interviniendo en el debate, quizá por indicación de ese segundo botón de disciplina que tiene. Quizás le han dado instrucciones en ese sentido. Lo único que espero es que esta noche [Trillo], por lo menos, se confiese", concluyó Guerra.

José María Aznar anunció para hoy mismo el envío de una carta de protesta al presidente de la Cámara, Félix Pons, por los "graves insultos" hacia Trillo, que sólo podrán ser retirados del acta de sesiones si Guerra lo admite.

Corcuera, que juzgó "negativo" que Pons no le permitiera replicar, quitó importancia al incidente, "que no convendría sacar de quicio". "Pasa en todas las cámaras legislativas del mundo. Pero sí quiero decir que durante todo este proceso de debate de este proyecto de ley han sido innumerables las ocasiones en que dentro y fuera de la Cámara se ha venido diciendo que había división en el seno del Grupo Socialista, y no ha ocurrido absolutamente nada", afirmó el ministro.

"Que hacer una alusión sobre las distintas sensibilidades que en el Grupo Popular existen sobré este proyecto haya generado una contestación de esta naturaleza está fuera de lugar", añadió.

Posteriormente, en tono coloquial, indicó que sus frases fueron "bromas" ante las provocaciones del Grupo Popular y calificó de "muy prudente" la respuesta en el Pleno de Guerra a Trillo.

Por su parte, el propio Trillo declaró que su "réplica estuvo muy meditada por parte del Grupo Popular". Agregó que el estilo del ministro les había parecido que conectaba con el del "señor Guerra" y por eso juzgaron "procedente esta intervención". "Que Guerra haga calificativos morales, para los españoles puede constituir el chiste del año", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de noviembre de 1991