Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO PARA 1992

El IVA sube al 13%, la gasolina más de ocho pesetas y el tabaco costará un 10% más

El Gobierno ha aprovechado la presentación de los Presupuestos Generales del Estado para elevar los principales impuestos indirectos. El IVA subirá desde el 12% hasta el 13%; el impuesto sobre la gasolina, siete pesetas, que sumadas al impacto del IVA encarecerán este producto en más de ocho pesetas, y él tabaco también se encarecerá un 10% tras la subida de las tasas que soporta. Los impuestos directos -renta, sociedades y patrimonio no aumentarán, pero el Gobierno "prevé" un aumento de la recaudación del 12,8% gracias a la mejora de la gestión, la nueva estimación objetiva y la lucha contra el fraude.

El Estado espera ingresar el próximo año un 11,2% más de lo que recaudará éste. Los impuestos indirectos son la partida. que más sube -un 15,4%-, seguidos de los directos -un 12,11%-El aumento de la recuadación por impuestos indirectos es el resultado de una subida de un punto en el impuesto sobre el valor añadido -que pasa del 12% al 13%- un aumento de siete pesetas en el impuesto sobre hidrocarburos -que ya aumentó cinco pesetas en enero- y una subida de las tasas sobre el tabaco, que elevarán el precio de este producto un 101/o.

El Gobierno también espera aumentar la recaudación en los impuestos directos a pesar de que aquí no se prevé ningún aumento de la presión fiscal, sino, en principio, todo lo contrario.

La nueva ley de renta, que entrará en vigor el 1 de enero de 1992, conllevará un disminución de ingresos que Hacienda espera compensar "por el crecimiento general de la economía, el aumento de las rentas declaradas por los empresarios con el nuevo sistema de Estimación Objetiva Singular y las mejoras en la gestión tributarla derivadas de la puesta en marcha de la Agencia Tributarla".

De la correcta estimación de la recaudación con el nuevo impuesto sobre la rentas depende un total de 600,000 millones de pesetas, pues éste es el aumento de la recaudación que Hacienda prevé solo para el IRPF.

Armonización fiscal

Los cálculos presupuestarios parecen más ajustados a la realidad en el capítulo de impuestos indirectos. La subida que incorpora el presupuesto es un primer paso en la armonización fiscal con los países comunitarios y será también un catalizador de la inflación.Si la subida de siete pesetas en 97 pesetas por litro en lugar de el impuesto de la gasolina y el aumento del IVA se produjera hoy mismo en lugar del 1 de enero la gasolina súper pasaría a costar 97 pesetas por litro en lugar de las 89 actuales. Éste cálculo es hipotético toda vez que el precio de los carburantres se revisa cada 15 días en función de la variación del mismo en seis países de la Comunidad Europea y en los mercados internacionales de Rotterdam y Génova.

Aún con esta subida, tanto el precio de la gasolina como el peso de los impuestos en ese precio sigue siendo en España uno de los más bajos de la Comunidad Europea. A partir del 1 de enero sólo Grecia, Luxemburgo, Bélgica, Dinamarca y Reino Unido dentro de la CE cobrarán menos impuestos sobre la gasolina súper que el Gobierno español.

Esta subida de precios no será ni la única ni la más importante. El tipo medio del impuesto sobre el valor añadido (IVA) pasará del 12% al 13%, como paso previo a su subida hasta el 15%. El impacto de estos dos aumentos impositivos en la inflación será, según las estimaciones de Hacienda, de casi un punto.

Estructura de ingresos

Los impuestos directos -y entre ellos el IRPF- siguen siendo la primera fuente de ingresos del Estado. En concreto, el 36,7% de esos ingresos provendrán, según las previsiones presupuestarias, de la recaudación por el IRPF. La segunda fuente de ingresos es el IVA, con una aportación del 24,9% sobre la estructura de ingresos globales. El impuesto sobre sociedades y los impuestos especiales y de renta del petróleo ocupan el tercer y cuarto puesto, respectivamente.Estas subidas en los impuestos indirectos y el aumento de la recaudación en el IRPF, elevarán la presión tributarla al 18,6%, que supera al 17,8% que quedará este año, aunque coincide con el nivel presupuestado en 1991.

El proyecto de presupuestos no introduce ninguna novedad en la regulación del IRPF ya que acaba de aprobarse la nueva ley. Las novedades en el impuesto sobre sociedades afectan a las deducciones por incentivos fiscales la la exportación, que pasan del 15% al 20%. Además, aumentan en 15 puntos las deducciones por inmversión en investigación y desarrollo, que quedan en un 30% para los gastos en intangibles y en el 45% para los activos fijos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de octubre de 1991

Más información

  • La recaudación por el IRPF aumentará un 13,7%, a pesar de la nueva ley de renta