Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gobernador de Tucumán

J. C., La elección más reñida y la que encerraba un cierto riesgo de posibles enfrentamientos es la del gobernador de la provincia de Tucumán, que se encuentra intervenida por el Gobierno federal tras sus escándalos de corrupción y desastre económico. En este caldo de cultivo floreció la candidatura del ex militar Antonio Bussi, que gobernó con mano de hierro esa provincia en los días siniestros de la última dictadura. Ahora Bussi podría volver a gobernar Tucumán por la vía del voto.

El contrincante de Bussi es uno de los llamados fujimoris, el cantante Ramón Palito Ortega. Palito se presentó al electorado tucumano con un Frente de la Esperanza y el apoyo de Menem. Las encuestas pronosticaban un codo a codo en Tucumán, pero Bussi, a la hora de votar, anunció que esperaba una victoria por un 20% de diferencia y sus partidarios habían lanzado panfletos a primeras horas de la mañana en los que advertían contra un posible fraude electoral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de septiembre de 1991