Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Triunfo peronista en las elecciones parciales en Argentina

Las primeras proyecciones y sondeos en boca de urna, una hora después del cierre de las urnas, en Argentina indicaban que el Gobierno del peronista Carlos Menem ha salido fortalecido en la elección parcial para renovar un tercio de la Cámara de Diputados y 12 gobernadores provinciales.

MÁS INFORMACIÓN

En la provincia de Buenos Aires, la más poblada de Argentina con un censo electoral de 7,6 millones de votantes, el vicepresidente de Gobierno, el peronista Eduardo Duhalde, barrió a su contrincante, el candidato de la Unión Cívica Radical (UCR), Juan Carlos Pugliese. Según casi todas las estimaciones, Duhalde sacó una ventaja de un 20% a Pugliese. En la capital federal triunfó el candidato radical, Fernando de la Rúa, pero con menos diferencia que en anteriores ocasiones en este feudo del radicalismo. En la provincia de Córdoba el actual gobernador, Eduardo Angeloz (UCR), consiguió la reelección, pero por un margen menor a anteriores elecciones.El Gobierno del peronista Menem esperaba con tranquilidad y confianza el resultado de las elecciones de ayer. La buena marcha del plan económico del ministro de Economía, Domingo Cavallo, con medio año de estabilidad monetaria y la inflación más baja que se recuerda en el país, alimentaba las esperanzas del Ejecutivo de que el electorado olvidase los frecuentes escándalos del Gobierno menemista.

La jornada electoral transcurrió con tranquilidad en un día soleado, que anticipa la llegada de la primavera austral. Sin conocerse los resultados oficiales, parece ya que el triunfador ayer fue Cavallo. Los analistas demoscópicos hablaban en sus estudios previos del llamado efecto Cavallo. En poco más de seis meses de gestión del actual ministro de Economía, el cuarto en dos años, la inflación quedó reducida a un 1,3% en el último mes y se mantiene el tipo de cambio por debajo del límite máximo fijado de 10.000 australes por dólar. Esta estabilidad parece haber influido sobre el electorado.

Casi 17 millones y medio de votantes tenían que elegir 9.364 cargos. Las elecciones más importantes eran las de 86 diputados, casi un tercio de la Cámara baja, 12 gobernadores y una larga cifra de legisladores provinciales y cargos municipales.

Además de Duhalde y Pugliese, en Buenos Aires luchaban por la gobernación de la provincia personajes tan curiosos como el ex militar golpista Aldo Rico, protagonista de dos asonadas contra el Gobierno constitucional del anterior presidente, el radical Raúl Alfonsín.

Las primeras estimaciones daban a Rico un porcentaje entre el 6% y el 8% y tres diputados a su agrupación Movimiento por la Dignidad y la Independencia (Modin).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de septiembre de 1991

Más información

  • El Gobierno de Menem aprovecha sus últimos éxitos económicos