62 millones más que en 1990 para UGT en el reparto del IRPF

EL PAÍS, La Unión General de Trabajadores (UGT) ha obtenido este año 72 millones de pesetas (62 más que en 1990) en la distribución del 0,5 de la asignación tributaria para fines sociales del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF), correspondiente a 1989. Las ayudas, concedidas por el Ministerio de Asuntos Sociales, aparecieron publicadas ayer en el BOE y serán explicadas mañana por la ministra Matilde Fernández.

La ayuda más cuantiosa sigue correspondiendo a Cruz Roja Española, que ha obtenido un total de 2.532 millones de pesetas (30 menos que el año anterior). Como en 1990, las subvenciones se han concecido a programas específicos, que en el caso de Cruz Roja corresponden a telealarma domiciliaria y transporte para ancianos, formación básica en socorro y emergencia para jóvenes, asi como acogida de enfermos de sida.

La organización católica Cáritas ha obtenido 401 millones de pesetas (106 más que en 1990), aunque la cantidad solicitada ascendía a 2.000 millones. Para su secretario general, Cruz Roldán, la Cáritas se le ha dado un trato cuantitativamente mejor que en los dos años anteriores". No obstante, Cruz Roldán criticó que "sigue existiendo una falta de equivalencia entre lo concedido y el nivel de intervención social y capacidad de gestión de Cáritas". En su opinión, en el reparto de la asignación Asuntos Sociales fomenta la "política del ladrillo" en detrimento de la dinamización social, informa E. P.La ayuda de este año a la Federación de Mujeres Progresistas, criticada en el ejercicio pasado por algunos medios de comunicación, por su afinidad al PSOE, ha descendido de 160 a 95 millones de pesetas. -

También han obtenido subvenciones las Hermanitas de los Ancianos Desamparados (285 millones), la Fundación Familia, Ocio y Naturaleza (114), La Federación Española de Universidades Populares (172) y la Federación de Colegios Familiares Rurales (151).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS