Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

16 heridos en un atentado contra la casa cuartel de Irún

Dieciséis personas, cuatro guardias civiles y 12 familiares de éstos, entre ellos varios niños, resultaron heridas la madrugada pasada en la localidad guipuzcoana de Irún al hacer explosión un coche bomba que un comando de la organización terrorista ETA había colocado en las inmediaciones de la casa cuartel de esa población, en la que residen un centenar de familias, Minutos antes, un artefacto causó daños de importancia en el bar Nuevo en Ventas también en Irún.

En la casa cuartel de Irún se recibió la pasada semana una carta en la que ETA advertía que iba a atentar contra esos edificios por seguir siendo "objetivo militar", aunque en ellos residan mujeres y niños.Quince minutos antes de las tres de la madrugada de ayer, los inquilinos de la casa cuartel se despertaron con un estrepitoso ruido; los 60 kilos de amonal y metralla que un comando de ETA había colocado en el interior de un coche robado horas antes provocaron al ser accionados una fuerte explosión. 'Tos momentos de tensión fueron muy fuertes. Los gritos de los niños en esos instantes es lo que más te estremece", relataba un agente. La onda expansiva causó heridas de carácter leve a cuatro miembros de la Guardia Civil y a 12 familiares de éstos, y destrozos de importancia en el edificio y en una veintena de vehículos que se encontraban aparcados en las inmediaciones.

El coche bomba, según todos los indicios, había sido estacionado en segunda fila pocos segundos antes de que se produjese la explosión. El vehículo fue robado a las ocho de la tarde a su propietario en Orlo, distante 40 kilómetros del lugar donde ocurrió el atentado.

El mismo comando etarra robó otro vehículo en la localidad de Oyarzun; el automóvil fue hallado por efectivos de la Guardia Civil en Rentería, sin que se encontraran explosivos en su interior. La policía autonómica vasca recibió una llamada en nombre de ETA en la que explicaban las zonas en las que se encontraban atados los propietarios de los dos vehículos sustraídos.

Primera explosión

En Ventas de Irún se registró a las 2.35 otra explosión. Una bomba, compuesta de 2,5 kilos de amonal y metralla, había sido colocada en la puerta del bar Nuevo. La onda expansiva causó daños de consideración en las persianas, cristales y vehículos estacionados en las inmediaciones.

ETA remitió la pasada semana a varios cuarteles de la provincia de Guipúzcoa y a las comandancias de las tres capitales de la comunidad autónoma vasca cartas en las que la organización terrorista anunciaba una campaña de atentados contra ese tipo de instalaciones.

Además de recordar que para ellos las casas cuartel son "objetivos militares", añadían una relación de los atentados que se habían cometido contra esos edificios.

Encabezaba la lista el coche bomba contra la comandancia de la Guardia Civil de Zaragoza en 1987, atentado en el que fallecieron 11 personas. El último atentado etarra contra una casa cuartel de la Guardia Civil fue cometido el 29 de mayo en Vic (Barcelona), y en el mismo fallecieron a causa de la explosión nueve personas, entre ellas varios niños.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de julio de 1991

Más información

  • Otro artefacto causó daños en un bar