_
_
_
_

La guerra del Golfo continúa afectando al mundo árabe, según Hassan II

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Las consecuencias de la guerra del Golfo continúan afectando profunda y directamente al mundo árabe, haciéndole "retroceder decenas de años", aseguró ayer por la noche el rey Hassan II en el tradicional discurso dirigido a la nación que pronuncia todos los años con ocasión de la festividad de su aniversario -62 años-, que se celebra hoy en todo el país, pero de forma muy especial en la ciudad de Salé, situada junto a Rabat, donde tendrán lugar los actos oficiales y multitudinarios.

En medios políticos, el discurso del rey Hassan II había levantado moderadas expectativas, ya que tiene lugar en el marco del 300 aniversario de su acceso al trono, y el anterior mensaje, efectuado el 6 de marzo, estaba condicionado por las secuelas de la guerra del Golfo. Pero las expectativas no se han visto cumplidas, ya que el rey no ha hablado de ninguno de los temas candentes de la política nacional e internacional; ni del referéndum del Sáhara, ni de la reforma constitucional, ni de las relaciones con España o Argelia.

El rey ha preferido hacer un discurso de puro trámite, centrado en el paro y en las relaciones exteriores con el mundo árabe. El monarca ha abordado el primer tema con optimismo, haciendo balance positivo del primer año de funcionamiento del Consejo Nacional de la Juventud. Ha asegurado que desde este organismo, creado en un discurso pronunciado con ocasión de su 61º aniversario, se ha dado empleo a 80.000 parados.

El otro tema abordado en el discurso del rey son las relaciones exteriores de Marruecos con el mundo árabe y las consecuencias nefastas para la nación tras la guerra del Golfo. El rey ha hablado de las divergencias que enfrentan a los pueblos, de la necesidad de confraternizar y restañar heridas.

Conocer lo que pasa fuera, es entender lo que pasará dentro, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_