Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España, a favor de un acuerdo entre países ricos y pobres para la protección de las especies

España es favorable a un acuerdo entre los países en vías de desarrollo, aquellos que tienen la mayor diversidad biológica, y los países industrializados, que poseen la tecnología para explotarla y conservarla, según afirmó ayer Elisa Barahona, miembro de la delegación española, en la inauguración en Madrid de la tercera reunión mundial sobre diversidad biológica, organizado por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). En este sentido, Mostafá Tolba, del rector del PNUMA, destacó el papel mediador que España puede desempeñar entre las naciones industrializadas y las que son ricas en biodiversidad, sobre todo, las de América Latina.

"La protección de la diversidad biológica de la Tierra es uno de los pocos temas en que países ricos y pobres tienen algo que poner en la mesa de negociaciones", subrayó, por su parte, el chileno Vicente Sánchez, presidente del Comité Intergubernamental de Negociación para una Convención sobre la Biodiversidad.

Varios países industrializados están dispuestos a pagar una deuda medioambiental, pero otros, como EE UU, argumentan que no pueden obligar a los propietarios de patentes y tecnologías a que las pongan a disposición de todos. Mientras tanto, varios gobiernos han amenazado ya con restringir el acceso a sus especies a quienes tienen capacidad de sacarles provecho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de junio de 1991