El fiscal consigue los primeros testimonios acusatorios del 'caso Blasco'

El fiscal del caso Blasco, Enrique Beltrán, en un interrogatorio que provocó la queja de algún letrado, consiguió ayer la primera declaración que avala su tesis sobre la presunta maquinación para facilitar que se adjudicaran irregularmente a la empresa l'Occidentale des Centres Commerciaux unos terrenos de uso terciario en Paterna (Valencia).

El secretario del Instituto Valenciano de la Vivienda (IVV), Antonio Pérez Girao, declaró ayer que se sintió presionado por la acusada Inmaculada Sancho. Pérez Girao aseguró también que en múltiples ocasiones oyó comentar al entonces gerente del instituto y también acusado, Juan José Esturi, las fuertes presiones que estaba recibiendo para modificar algunos aspectos del pliego del concurso de adjudicación de unos terrenos en Paterna.Según manifestó el testigo, Esturi comentó que recibía estas presiones de los acusados Rafael Blasco, Juan Manuel Chuliá y José Antonio de Juan. Ayer también prestaron declaración José Sanus, vocal del consejo del IVV y el asesor jurídico de la entidad, Enrique Bueso.

Las declaraciones de Antonio Pérez Girao, secretario del Instituto Valenciano de la Vivienda (IVV), han sido el primer testimonio, en el trascurso de la vista oral, del que se puede concluir la existencia de presiones en el seno del IVV para introducir modificaciones en el pliego de condiciones de la convocatoria del concurso que originó la querella.

"Esturi dijo que las presiones procedían de varias personas y nombró en diversas ocasiones a Rafael Blasco, a De Juan y a Chuliá", dijo Pérez Girao. Según el secretario, estas presiones se realizaban poco a poco y pretendían, entre otras demandas, que se acortara el plazo de presentación de las ofertas o que se dividiera en varios lotes.la parcela de Paterna que se iba a sacar a concurso. Pérez Girao, sin embargo, también afirmó que finalmente el pliego de condiciones estaba ajustado a derecho".

"La insistencia de Esturi era continua, porque estaba muy presionado. El me reconocía que no estaba de acuerdo con lo que se estaba haciendo, pero que se sentía presionado y no tenía más remedio", añadió. Pérez Girao aseguró que habló con Inmaculada Sancho por teléfono en dos ocasiones.

"Con Inmaculada Sancho tuve una presión muy fuerte e incluso me llegó a decir que ya veríamos lo que opinaba el jefe cuando le explicara que el cambio que ella proponía no podía realizarse", declaró el testigo, que dejó muy claro, tras la insistencia del defensor de Sancho, lo que entendía por presiones: "Entiendo que fue presión porque estaba llevando la discusión a límites inflexibles". Estas declaraciones fueron confirmadas por Enrique Bueso, asesor jurídico del IVV, que también prestó declaración ayer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 17 de junio de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

Juegos

Crucigramas diarios

El crucigrama mini y una selección diaria en exclusiva de Mambrino y Tarkus

Sudoku difícil

Mejora día a día tu nivel con nuestros cinco niveles de dificultad

Lo más visto en...

Top 50