Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Personal forestal

No hay bomberos forestales en la Junta de Castilla y León. El personal a que sin duda se refiere en un artículo de EL PAÍS del 27 de mayo es el personal forestal, que tiene, entre otras, las competencias de prevención y combate de incendios forestales. Y este personal no sólo se presentó, sino que llevó a cabo, como le corresponde, la dirección técnica de la extinción. En concreto, en menos de 15 minutos desde el comienzo del incendio se personaron en el mismo los agentes forestales en Fabero y Vega de Espinareda y el jefe de comarca en Ponferrada. Y fueron ellos quIenes requirieron el apoyo de la maquinaria de empresas mineras de la zona y de los vecinos de alrededor. El técnico de incendios en León no acudió a este incendio porque desde horas antes se encontraba en otro fuego de mayores proporciones en Priaranza y Villalibre, al que asistieron asimismo el vehículo motobomba disponible y la cuadrilla de peones forestales que hubiera podido acudir a Fabero.Por otro lado, sería Interesante descubrir las motivaciones de lanzar las campanas al vuelo por este incendio de 20 hectáreas, cuando al año se queman en la comarca alrededor de 15.000 sin que estas voces clamen por el desastre ecológico que ello supone.

Los incendios son intencionados en gran parte u obedecen a la despreocupación general que acompaña a la utilización rutinaria del fuego en el campo. La colaboración vecinal en la extinción es prácticamente nula, y los responsables primeros, alcaldes y alcaldes pedáneos, se inhiben de las funciones que la legislación les atribuye.

Arde El Bierzo, y arde porque una mayoría de la población rural berciana no aprecia lo que tiene. Campañas como la desatada por este incendio no contrI buyen a resolver el problema.- Jefe de la sección territorial de El Bierzo de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de junio de 1991