Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FERIA DE SAN ISIDRO

El triunfo de César Rincón emociona en Colombia

, Las emisoras interrumpieron la trasmisión de noticias políticas el miércoles al mediodía para dar la buena nueva al país: César Rincón había repetido en menos de 24 horas el milagro de salir por la puerta grande de la plaza de Las Ventas. "Es apoteósico, el sueño se repite, decía con la voz quebrada por la emoción Guillermo Rodríguez, periodista de la emisora Caracol. Luego vino una larga comunicación con España: entrevistas con entendidos y con viejos toreros que aseguraron a los colombianos que en César Rincón tenían un torero de verdad. "César entró por la puerta de atrás, a reemplazar a un diestro herido, y salió por la puerta grande. Ahora le espera la gloria", repetía la radio.César Rincón vale por cuatro. Rincón repitió en la apoteosis. Al césar lo que es del césar, titularon ayer en primera página los diarios capitalinos. Y los noticieros de televisión no se quedaron atrás. Uno de los de mayor sintonía, 24 horas, le dedicó varios minutos en la emisión del miércoles. Mostraron una y otra vez las imágenes de los pases que le valieron a César las dos orejas

En medio de la infinita alegría se recordaron los pasajes tristes de la vida de este hombre que hoy triunfa en el ruedo. César Rincón nació en Bogotá hace 25 años, en el seno de una familia pobre. Creció en un barrio pobre del sur de la capital y su madre muirió en un accidente típico de las familias humildes: un incendio que arrasó la humilde vivienda de la familia Rincón. También murió la hermana. La historia es muy, triste: la madre, como solía hacerlo siempre que su hijo, se enfrentaba al toro, prendió una vela fue la que causó el incendio.

Su padre, don Gonzalo, un modesto fotógrafo, era tal vez el hombre más feliz ayer en Colombia. No salía de su asombro, no sabía si llorar o reír ante el asedio de los periodistas que corrieron a entrevistarle en su casa. Es una de las pocas veces que no está al lado de su hijo. Siempre, desde cuando a los 13 años César mató su primer toro en la tradicional plaza de Santa María, en Bogotá, le había acompañado en lo bueno y en lo malo.

"Mi padre no pudo estar conmigo porque su situación económica es difícil", confesó ayer en entrevista por radio el diestro, que ya figura en la cartelera de los grandes toreros del mundo. En esta misma emisión matutina, Caracol, la más grande cadena de radio del país, logró una entrevista con Espartaco. Este hombre grande de los ruedos dijo algo que acabó de llenar de orgullo a los colombianos: "El cetro del toreo lo tiene hoy César Rincón".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de mayo de 1991