Noriega dice que la CIA le dio cientos de miles de dólares para la Contra

El ex dictador panameño, Manuel Antonio Noriega, ha declarado en Miami que la Agencia Central de Inteligencia norteamericana (CIA), le utilizó como hombre puente con la Contra nicaragüense. Noriega ha explicado que por sus manos pasaron cientos de miles de dólares destinados a combatir al régimen sandinista.Las declaraciones del general panameño, que se halla detenido en un lugar secreto de la ciudad de Miami, forman parte de un documento preparado por sus defensores, que continúan utilizando la información que posee el militar para tratar de conseguir su libertad.

Noriega está acusado de traficar con cocaína y blanquear dinero en Estados Unidos, y el inicio de su juicio está previsto para el próximo 22 de julio.

Según la documentación de la defensa, Noriega entregó "cientos de miles de dólares a [Edén] Pastora, Comandante Cero. El dinero, en metálico, le fue entregado a Noriega por agentes de la CIA". Los documentos detallan la relación del general con la agencia norteamericana durante más de 30 años y de forma especial mientras éste dirigía el G-2, la agencia de espionaje panameña que operaba bajo las órdenes de Omar Torrijos.

En el informe también se detalla que la CIA llegó a entregar 11 millones de dólares a Noriega como pago por sus informes y que esta cantidad fue justificada oficialmente, como "cooperación institucional".

Noriega ha declarado también que entró en contacto en numerosas ocasiones con funcionarios del Gobierno norteamericario interesados en las actividades de los contras.

El militar panameño también ha explicado que mantuvo reuniones con William Casey, el entonces director de la CIA, ya fallecido, y el teniente coronel Oliver North, cuando el militar trabajaba en el Consejo de Seguridad Nacional. Según la declaración del general panameño, North le dijo en cierta ocasión que le llamara si le necesitaba para algo.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Noriega, que fue depuesto por el ejército norteamericano, en diciembre de 1989 y trasladado a Miami como un preso común en enero de 1990, va más lejos. Alega que la CIA mató a Torrijos, muerto en accidente aéreo en 1981, y habla de otros atentados de la agencia federal antinarcóticos (DEA). Explica además que Israel ayudó a los contras y que la relación de Tel Aviv con los rebeldes nicaragüenses se traducía en "negocios de miles de millones de dólares".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS