Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 10.000 españoles sufren al año cáncer de cabeza y cuello

Los tumores malignos de cabeza y cuello son los más frecuentes en el varón, después del de pulmón. Más de 10.000 españoles sufren al año este tipo de cáncer, que incluye los tumores de las vías aerodigestivas altas (laringe, faringe, boca y labios) hasta los senos paranasales."Este tipo de patología supone el 22% de los casos nuevos de tumores malignos, y representa el 12% de las consultas de los centros y servicios de oncología", según Manuel González Barón, director de un curso internacional que sobre este tema se ha celebrado recientemente en Madrid, destinado a otorrinolaringólogos, oncólogos, radioterapeutas y cirujanos maxilofaciales, y organizado por el hospital La Paz de Madrid.

Hasta hace unos años, de cada ocho personas que padecían cáncer de cabeza y de cuello siete eran varones y una mujer. "Sin embargo", añadió González Barón, "se está produciendo un sensible incremento de estos tumores en la mujer, desde que adoptó el hábito de fumar".

El tabaco es, según este especialista de La Paz, el primer agente causal de este grupo de patologías. "Cuando al tabaco se asocia el alcohol", aseguró, "la acción cancerígena se potencia. También son posibles agentes causales la mala higiene bucal, las deficiencias de vitamina B y la manipulación de ciertas sustancias que se manejan en el ámbito laboral, como el polvo de la madera y algunos productos químicos de las industrias textil y del cuero".

La contaminación ambiental ocupa un lugar muy secundario en cuanto a su capacidad para provocar este tipo de tumores. "Tiene muchísimas menos posibilidades de padecer un cáncer de cabeza y cuello un guardia de tráfico que esté 20 años en la plaza de Cibeles de Madrid que un fumador habitual en un periodo inferior de tiempo", señaló González Barón.Existe un grupo de estos tu mores que afectan a personas no relacionadas con ninguno de esos factores de riesgo. Se trata de carcinomas en los que parece intervenir un factor vírico.

Como en la mayoría de los tumores malignos, la detección precoz es un aspecto fundamental en su pronóstico. Si se detecta en los primeros momentos, el 70% de estos pacientes supera los dos años de vida, mientras que si el cáncer está avanzado no lo supera ni el 30%. "La ronquera y las úlceras de boca y labios que persisten durante más de mes y medio deben ser motivo de consulta al médico", indicó González Barón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de mayo de 1991