Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

McDowell: "Es un error matar por una idea"

"La revolución rusa me ha interesado siempre de manera profunda, dice Malcolm McDowell, uno de los protagonistas de la película El asesino del zar, del soviético Karen Sajanazarov, célebre por sus interpretaciones en If... y La naranja mecánica. "El punto central de este filme es tratar de penetrar en este tipo de sociedad que se crea cuando una revolución comienza con el asesinato de niños. Una vez que esta atrocidad sucede, no hay fuerza que logre detenerla. Esta es una experiencia soviética que confirma lo que ya deberíamos saber: es un error matar a la gente en el nombre de una idea, incluso si ésta es beneficiosa".McDowell encarna a Timofeyev, un paciente esquizofrénico en un hospital de Moscú que cree ser Yurovsky, el asesino del zar Nicolás II y de su familia en 1918, al finaIizar la revolución. Un doctor asignado a curarlo de esta obsesión asume la personalidad de dicho zar, provocando inevitablernente una sensación de exasperación. "Es inquietante poder desarrollar dos personajes a la vez. La desilusión de Timofeyev es tan dolorosa que no logra soportarla, y emerge entonces esa personalidad completamente ajena: el frío y calculador Yurovsky, que se satisface con matar si considera que ello es por el bien del país", comenta el actor británico.

McDowell agrega que su papel en El asesino del zar, "es una oportunidad que no se presenta a menudo y que es la ocasión que un actor debe saber aprovechar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de mayo de 1991